Kim Dotcom, fundador del proscrito servicio de intercambio de archivos Megaupload, dice que su nuevo proyecto de almacenamiento en nube no es una forma de venganza contra las autoridades estadounidenses que planificaron un asalto a su casa, cerraron Megaupload y le acusaron de piratería online, delito que podría llevarle años a la cárcel si es declarado culpable. En la imagen Kim Dotcom sonríe durante una entrevista con Reuters en Auckland el 19 de enero de 2013. REUTERS/Nigel MarpleKim Dotcom, fundador del proscrito servicio de intercambio de archivos Megaupload, dice que su nuevo proyecto de almacenamiento en nube no es una forma de venganza contra las autoridades estadounidenses que planificaron un asalto a su casa, cerraron Megaupload y le acusaron de piratería online, delito que podría llevarle años a la cárcel si es declarado culpable.

Dotcom afirma que su nuevo proyecto, Mega.co.nz, que se lanzará el domingo pese a que él mismo y tres de sus colegas aguardan la extradición de Nueva Zelanda a Estados Unidos, cumplía con la ley y advierte de que los intentos para acabar con él serían futiles.

“Una cosa tiene que quedar clara: esto no es algo contra el Gobierno de Estados Unidos o contra Hollywood”, afirma Dotcom a Reuters en su amplia propiedad en las bucólicas montañas de Coatesville, a las afueras de Auckland, Nueva Zelanda, un país más conocido por sus ovejas, por el rugby y el Hobbit que por magnates tecnológicos.

“Legalmente, no hay nada en él que podría usarse para cerrarlo, este sitio es tan legítimo y tiene el derecho de existir como Dropbox, Boxnet y otros competidores en este espacio”, asegura, refiriéndose a otros populares servicios de almacenamiento en la nube.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here