China continúa con su plan para convertirse en un actor de peso en la escena de la aviación comercial, y lo demuestra el reciente anuncio del inicio del desarrollo del C929, una nave bimotor, con capacidad para 280 pasajeros, pensada para competir con los flamantes Airbus A330neo y Boeing 787. La nave se desarrolla conjuntamente con Rusia, costará entre 13.000 y 20.000 millones y se espera que el primer vuelo de prueba y las operaciones comerciales se inicien en algún momento entre 2025 y 2028.
´
La información ha aparecido en ‘Aviation Week’, donde se han ofrecido detalles del consorcio encargado del desarrollo de la nave. El plan original establece que el avión tendrá capacidad para unos 280 pasajeros, una autonomía de más de 12.000 kilómetros y será capaz de acomodar hasta nueve pasajeros por fila, ya que el fuselaje será más amplio que el de un Airbus A330-900. Se especula con versiones de menor y mayor tamaño, para 230 y 320 pasajeros respectivamente, aunque su construcción dependerá de la demanda.

Rusia y China han formado un consorcio, llamado Craic (China-Russia Comercial Aircraft International Corporation), que será el encargado de supervisar el desarrollo de la nave. Los primeros diseños deberían estar finalizados para 2018, y, aunque se abrirá un concurso para establecer los proveedores de motores, con preferencia para las firmas locales, serán Rolls-Royce y General Electric las empresas encargadas de suministrar las primeras unidades.
Craic pretende hacerse con un 10% del mercado de aviones bimotor de largo alcance. Se estima que habrá una demanda de 9.100 naves hasta 2035

El nombre de C929 es temporal y es bastante probable que no sea el definitivo. Según ‘Aviation Week’, la nomenclatura parece indicar que la nave es una evolución del C919, presentado en sociedad hace unos meses, hecho que las autoridades rusas pretenden evitar para que no parezca que se trata de un diseño enteramente chino. El desarrollo de la nave se llevará a cabo desde dos oficinas, una situada en Moscú y la segunda en Shanghái, donde también se instalará la planta de ensamblaje.

Uno de los rasgos del C929, así como del Airbus A330neo y el Boeing 787, es el uso de materiales compuestos en el fuselaje y de motores de última generación para mejorar la eficiencia energética y reducir los costes por pasajero.

Un 10% del mercado
Según Reuters, los responsables del consorcio esperan que el vuelo inaugural tenga lugar en algún momento entre 2025 y 2028. El objetivo del consorcio con esta nave en concreto es hacerse un hueco en un mercado dominado por Boeing y Airbus, que cuentan con el 90% de los encargos.

Según Boeing, será necesario construir unas 9.100 naves de este tipo hasta 2035, que será necesario renovar durante el periodo 2021-2028. Es en ese hueco y esa ventana donde China quiere convertirse en un actor emergente. El objetivo de Craic es convertir al C929 en una de las principales naves para las líneas aéreas de China, el sudeste asiático, Rusia y las repúblicas exsoviéticas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here