Es el sistema operativo móvil con mayor penetración en el mundo. Cuenta con más de mil millones de instalaciones y su crecimiento ha sido espectacular. El 23 de septiembre de 2008 Google presentaba oficialmente el HTC Dream o T-Mobile G1, un terminal que incorporaba esta plataforma.

Aquel móvil incorporaba una pantalla táctil capacitiva de 320 x 480 píxeles y en su interior albergaba un procesador Qualcomm a 528 MHz con 192 MB de memoria RAM, además de una cámara de 3.2 megapíxeles con autofoco, características ínfimas en comparación con los productos actuales.

Este sistema operativo, basado en Linux, ha revolucionado el mundo de la telefonía. Su evolución ha sido espectacular y ha venido integrándose, posteriormente, en otros tipos de dispositivos, como «tablets», televisores, consolas o, incluso, en diferentes aparatos como electrodomésticos.

Entre sus benefactores, se encuentran Samsung, HTC, LG o Sony, que incluyen en sus terminales Android. Desde el principio, el gigante de internet apostó por incluir a las diferentes versiones el sobrenombre de un postre o dulce. El último, del que se conocen pocos detalles, se llamará Android 4.4 KitKat. Pero, como todo, tuvo un principio.

La primera versión se denominó Android 1.0 Apple Pie. En realidad, fue la primera destinada al gran público. Por aquellos entonces, Symbian era el rey, frente al también creciente iOS, creado por Apple para integrarlo en su iPhone, que acaba de ver la luz un año antes.

Esta versión era sencilla y básica, pero puso las bases de lo que vendría después. Por lo pronto, incorporaba su propia tienda de aplicaciones y servicios, Android Market. Su navegador era sencillo, pero funcionaba de forma fluida. Daba soporte para las cámaras de aquella época y su interfaz, por carpetas, permitía organización los programas y las aplicaciones mediante el manejo de iconos.

Por supuesto, estaba sincronizado con todos los productos y servicios de Google, cono el calendario, la cuenta de correo o los contactos, algo que ha servicio para tener al día y no perder ningún dato en caso de cambio de dispositivo. Una barra de estado alertaba de las diferentes notificaciones, que permitía configurar las alertas. Uno de los aspectos más llamativos era la marcación por voz. En cuanto a los servicios, los usuarios podían utilizar desde una calculadora a una alarma, todo ello pensado para el control táctil.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here