La raza humana está a punto de entrar a una nueva era del transporte que hace tan solo unas cuantas generaciones, hubiera parecido milagrosa. Los autos están aprendiendo a conducir por sí solos.

Se espera que los trenes que flotan por encima de los carriles trasladen a los pasajeros a una velocidad de cientos de kilómetros por hora.

Los ingenieros están desarrollando aviones espaciales que nos llevarán al otro lado del planeta, en una o dos horas.
El último avance: los seres humanos están un paso más cerca de aterrizar en Marte.

El viernes, la NASA lanzó su primer vuelo no tripulado de una nave espacial diseñada para llevar a la gente al Planeta Rojo. La cápsula Orion salió disparada a más de 4.828 kilómetros en el espacio y rodeó la Tierra dos veces antes de amerizar en el océano Pacífico.

El empresario multimillonario Elon Musk ya tiene un plan para construir una colonia marciana. Musk es el tipo que inventó esa original idea del medio de transporte Hyperloop que llamó la atención de todo el mundo en 2013.

Mudarse a Marte, dice, podría implicar miles de cohetes a un asombroso bajo costo: menos de 500.000 dólares.

Tengamos en cuenta que el lanzamiento del Apolo a la Luna tuvo un costo de alrededor de 110.000 millones de dólares actuales.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here