Una vacuna experimental contra el ébola parece segura y generó indicios de protección inmunológica en los primeros 20 voluntarios en quienes se probó, reportaron el miércoles investigadores estadounidenses.

La vacuna está diseñada para estimular al sistema inmunológico a producir anticuerpos contra el ébola, y los voluntarios los desarrollaron en un período de cuatro semanas después de haber sido vacunados en los Institutos Nacionales de Salud.

La mitad del grupo de prueba recibió una dosificación más alta, y estas personas produjeron más anticuerpos, indicó el estudio publicado en la revista New England Journal of Medicine.

Algunas personas desarrollaron además un grupo diferente de leucocitos combatientes de virus, llamados células T, encontró el estudio. Eso podría ser importante en el combate al ébola, ya que investigaciones previas mostraron que monos protegidos por la vacuna también tuvieron esa respuesta combinada.

Estimular ambos tipos de respuesta inmunológica es “un factor prometedor”, dijo el doctor Anthony Fauci, director del Instituto Nacional de Enfermedades Alérgicas e Infecciosas, perteneciente a los Institutos Nacionales de Salud, cuyos empleados encabezaron el trabajo.

Investigadores reportaron efectos secundarios leves; pero dos personas que recibieron la vacuna con dosificación más alta tuvieron fiebre, una de ellas superior a 39 grados Celsius (103 Fahrenheit), la cual desapareció en un día.

A inicios de este mes, Fauci dijo al Congreso que esta primera etapa de prueba era tan prometedora que Estados Unidos estaba planeando estudios más extensos en el oeste de África.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here