Para llegar a esa conclusión, 14 individuos con sobrepeso pasaron, durante seis semanas, de no hacer prácticamente ejercicio a realizarlo en una bici estática tres veces por semana. Ese entrenamiento consistía en 20 segundos de sprint y dos minutos a rimo moderado, seguidos por dos minutos algo más intensos y tres muy suaves. En total, 10 minutos de entrenamiento pero solo uno de máximo rendimiento.

Al final del estudio, los resultados fueron (de media) una mejora de un 12% de su salud cardiovascular y mejor nivel de tensión sanguínea. Los hombres, además, mejoraron sus niveles de azúcar en sangre. Lo mejor es que para conseguirlo no es necesaria una bici estática, funciona cualquier tipo de cardio.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here