Investigadores de la Universidad de California de Los Angeles han creado un nuevo tipo de microscopio que puede ser usado para detectar cáncer y otras anomalías directamente a nivel celular. ¿El detalle? No necesita lentes, aspecto que permite que su tamaño se haya reducido drásticamente, por lo cual el instrumento es más portátil que nunca.

Un microscopio de bajo costo para evaluar tejido y cuyo tamaño sea pequeño podría ser una bendición para personas que viven en áreas rurales o alejadas de los centros sociales porque, como todos sabemos, el principal factor en la lucha contra el cáncer es la detección temprana. El potencial para salvar vidas es muy, muy grande.

El aparato permite obtener una imagen en 3D del tejido, algo importante para el estudio de las enfermedades, y funciona con un láser, como todo lo bueno de esta vida. La luz ilumina la muestra, tejido o sangre, y un microchip conectado al sensor de una cámara digital captura los patrones que forman las sombras.

Esto funciona como una especie de negativo que es procesado por un CPU como una serie de hologramas, con lo que se crea la imagen en 3D. Para un mejor diagnóstico un algoritmo puede agregar color, algo así como el líquido de contraste usado en diferentes estudios médicos. La tasa de error de los diagnósticos obtenidos con este sistema es 1% y el área de las imágenes creadas es cientos de veces más grande que el de los microscopios tradicionales.

El artículo con los resultados de la investigación fue publicado en Science y se espera que pronto el microscopio se integre con nuevas tecnologías, como Glass y aplicaciones de teléfonos móviles inteligentes.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here