Un grupo de científicos diseña genéticamente células capaces de resistir la infección del VIHUn grupo de investigadores de la Facultad de Medicina de la Universidad de Stanford (Estados Unidos) ha descubierto una nueva manera de diseñar las células claves del sistema inmunológico, lo que las haría resistentes a la infección por el VIH, el virus que causa el sida. Así lo recoge el estudio publicado por Molecular Therapy, donde se describe el uso de un tipo de tijeras moleculares que cortan y pegan una sere de genes resistentes al VIH en las celulas T, las células inmunes especializadas dirigidas al virus.

El genoma editado se realizó en un gen que el virus utiliza para entrar en la célula. Así, al desactivar el gen receptor e introducir otros anti-VIH, el virus bloquea la entrada de las células y evita que se destruya el sistema inmunológico, tal y como explicó Matthew Porteus, uno de los investigadores: “Inactivamos uno de los receptores que utiliza el VIH para entrar y añadimos nuevos genes para proteger contra el VIH, por lo que tenemos varios niveles de protección, lo que llamamos apilamiento”.

“Proporcionar a una persona infectada con células T resistentes no curaría la infección viral. Sin embargo, se les proporcionaría un conjunto protector de células T para mantener a raya el colapso inmune que normalmente da lugar al sida”, subrayó la profesora Sara Sawyer. Aunque los expertos ya habían logrado sortear el problema de la mutación del virus con un nuevo ataque en varios frentes genéticos que bloquean el VIH, esperan imitar el tratamiento a través de la manipulación genética, lo que haría posible sustituir el tratamiento farmacológico, un cóctel de drogas conocido como terapia antirretroviral de gran actividad (TARGA), para mantener el virus bajo control y prevenir las infecciones potencialmente mortales.

El virus entra en las células T típicamente por engancharse a una de las dos proteínas de superficie conocidas como CXCR4 y CCR5. A este respecto, algunas personas portadores de una mutación en CCR5 son naturalmente resistentes al VIH. Tal es el caso de una enferma de leucemia y sida, conocida como la paciente de Berlín, que fue curada de VIH al recibir un trasplante de médula ósea de un donante con el gen resistente a CCR5.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here