Las personas con niveles más altos de azúcar en sangre son más propensas a tener problemas de memoria, incluso aquellas que no tienen diabetes. Lo asegura un estudio que se publica en la edición digital de Neurology.

Los resultados sugieren que incluso en los individuos con un rango normal de azúcar en la sangre, reducir los niveles de azúcar podría ser una estrategia prometedora para la prevención de problemas de la memoria y el deterioro cognitivo a medida que envejecen, como señala el autor del estudio, Agnes Floel, de la Universidad de Medicina Charité (Alemania).

En el estudio participaron 141 personas con una edad media de 63 años sin diabetes o prediabetes, condiciones conocidas como intolerancia a la glucosa. No se incluyó en la investigación a las personas con sobrepeso, los bebedores de más de tres bebidas y media de alcohol al día y los que tenían deterioro de memoria y pensamiento.

Se pusieron a prueba las habilidades de la memoria de los participantes, además de examinar sus niveles de glucosa o azúcar. Los investigadores también realizaron escáneres cerebrales a los voluntarios para medir el tamaño del área del hipocampo del cerebro, que desempeña un papel importante en la memoria.

Las personas con menores niveles de azúcar en la sangre eran más propensas a registrar mejores puntuaciones en las pruebas de memoria. En una prueba en la que los participantes tenían que recordar una lista de 15 palabras, 30 minutos después de escucharlas, acordarse de menos palabras se asoció con niveles más altos de azúcar en sangre.

Por ejemplo, un aumento de aproximadamente siete mmol/mol en un marcador a largo plazo del control de la glucosa llamado HbA1c se vinculó a recordar dos palabras menos. Las personas con niveles más altos de azúcar en sangre también tenían volúmenes más pequeños en el hipocampo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here