No solo la alimentación es determinante para perder peso, sino que las horas en que se realiza cada comida es un factor clave para adelgazar. Y hablando más concretamente, aquellas personas que toman la comida principal del día antes de las tres tienen más probabilidades de que la báscula les dé una alegría que aquellos que son más tardíos.
A esta conclusión ha llegado un estudio desarrollado por la Universidad de Murcia -en colaboración con las de Harvard y Tufts (Estados Unidos)- que se publica en el último número de la revista ‘International Journal of Obesity’.

Marta Garaulet, catedrática de Fisiología de la Universidad de Murcia y autora principal de este estudio, lo explica de esta manera: “Aquellos individuos que comen tarde -después de las 3 de la tarde- muestran una pérdida de peso significativamente menor que los que comen temprano”. Y concluye: “Este es el primer gran estudio prospectivo que demuestra que el horario de las comidas predice la eficacia en la pérdida de peso”.

¿Y cómo se ha llegado a esta conclusión? Los investigadores se basaron en 420 personas con sobrepeso que siguieron durante 20 semanas un tratamiento de pérdida de peso de acuerdo a la dieta mediterránea. Hicieron dos grupos: unos que comían al mediodía y otros que comían más tarde de las tres. El primer grupo consiguió adelgazar más que el segundo, teniendo en cuenta que en España la comida principal supone el 40% de las calorías recomendadas para un día.

Y otra de las conclusiones a las que llegaron resulta quizá hasta más sorprendente: el horario del desayuno y el de la cena (comidas más pequeñas y menos energéticas) no influye en la pérdida de peso. Lo que sí que observaron los investigadores es que los comedores tardíos, aquello que perdieron menos peso, también consumieron menos calorías durante el desayuno y era más probable que incluso se lo saltasen; y aún así, consiguieron adelgazar menos.

En este estudio examinaron además otros factores que desempeñan un papel en la pérdida de peso, tales como la ingesta de energía y el gasto, o las hormonas del apetito y la duración del sueño. Pero de nuevo nos llevamos otra sorpresa: todos estos factores fueron similares entre ambos grupos.
Vistos estos resultados, parece claro que, si uno quiere adelgazar, ha de ser riguroso no solo con la alimentación que tome, sino con los horarios de las comidas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here