No se salte el desayuno. Especialmente ahora que un estudio que se publica en Circulation muestra que las personas que regularmente se saltan el desayuno tienen un mayor riesgo de sufrir un ataque al corazón o de padecer una enfermedad coronaria.

La investigación ha analizado ha una muestra muy amplia de personas, 26.902 varones, de entre 45 y 82 años de edad, durante 16 años. Y los investigadores de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Harvard (EEUU) comprobaron el poderoso efecto protector del desayuno. Así, aquellos que no desayunan tenían un riesgo de un 27 por ciento mayor de ataque al corazón o muerte por enfermedad coronaria que los que si desayunan.

Además, el trabajo muestra que aquellos que se saltan el desayuno suelen ser jóvenes solteros, tienden a fumar y a beber más alcohol que los que sí desayunan, además de practicar menos ejercicio.

Factores de riesgo

«Saltarse el desayuno puede conducir a uno o más factores de riesgo, como la obesidad, la presión arterial alta, el colesterol elevado y la diabetes, que a su vez puede provocar un ataque al corazón», explica Leah E. Cahill, director del estudio.

Para otro autor del trabajo, Eric Rimm, estos resultados confirman que no sólo es importante lo que se come, sino cuándo se come.
«Llevamos décadas estudiando los efectos de la calidad y la composición de la dieta, y ahora estos datos sugieren que los hábitos alimentarios pueden ser importantes a la hora de reducir el riesgo de enfermedad cardiovascular».

También en mujeres

No desayunar condiciona los hábitos alimentarias, señalan los investigadores. Así, en el estudio, aquellos que no desayunaban solían comer más veces durante el resto del día que los que sí desayunaban.

A pesar de que el trabajo se ha basado en varones -blancos y caucásicos-, los expertos creen que los resultados pueden extrapolarse también a las mujeres y otros grupos étnicos, aunque debe ser probado en otros estudios adicionales.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here