Fernanda empezó a notar las consecuencias de la quimioterapia en su pelo a las dos semanas: se le estaba cayendo. Aunque el tratamiento era necesario para combatir su cáncer de mama, la quimioterapia no distingue entre células sanas y cancerígenas, por lo cual su cabellera se estaba dañando, no de los efectos secundarios más comunes de acuerdo con el Instituto Nacional de Cáncer de Estados Unidos.

Las pacientes que se someten a la quimioterapia tienen opciones como usar diferentes pelucas, mascadas así como no taparse sin embargo gracias a los avances médicos ahora también pueden optar por no sufrir la calvicie, pues a través del dispositivo sueco llamado Dignicap el cual enfría el cuero cabelludo y evita la caída podrán conservar hasta 70% de su pelo.

“Funciona enfriando el cuero cabelludo a una temperatura de entre 5 y 3 grados centígrados, dependiendo del volumen de cabello. Cuando los vasos sanguíneos en el cuero cabelludo son enfriados, estos se hacen más pequeños, logrando que una menor cantidad de sangre que contiene los fármacos suministrados durante la quimioterapia llegue a los folículos pilosos” explicó Susana Valdez, directora general de Celeritas, la firma que trajo esta tecnología a México.

Para algunas pacientes no representa un problema perder el pelo, sin embargo hay otras para las cuales puede ser bastante incómodo e incluso desagradable. “En estas pacientes se vuelve de vital importancia minimizar la pérdida de cabello, además que elevan su autoestima pueden continuar con sus actividades diarias sin tener que dar explicaciones sobre su enfermedad” comenta Valdez.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here