Un equipo de científicos de la Universidad de Adelaide en Australia decidió investigar por qué los bebés varones tienden a ser menos fuertes que las niñas, y que cuando las embarazadas esperan un niño suelen presentar más complicaciones.

Los resultados fueron publicados en el diario Molecular Human Reproduction y demuestran que niños y niñas se desarrollan de forma diferente:

En el caso de las nenas, son más los genes involucrados en el desarrollo de un embarazo sano, el crecimiento de la placenta y las respuestas inmunitarias. Como los bebés varones crecen más rápido que las niñas dentro del útero, son más propensos a sufrir problemas nutricionales durante la gestación.

Gracias al estudio genético de la placenta se puede explicar por qué las niñas son menos proclives a nacimientos prematuros o a la muerte súbita y según los investigadores, estos hallazgos podrían ser útiles para desarrollar futuros tratamientos de prevención durante el embarazo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here