Mitos y realidades sobre el sudor

0
3

Sudar es necesario y conveniente. Tiene funciones importantes y útiles para nuestro organismo como por ejemplo ayudar a regular nuestra temperatura corporal cuando estamos expuestos al calor.
A menudos las personas damos por hecho cosas erróneas sobre el sudor, es por eso que en esta galería revelamos todos los mitos sobre este.

sudar

1.- Si sudamos adelgazamos. Es una falsedad de las más extendidas en referencia al sudor. En ningún caso se eliminan grasas cuando transpiramos. Para lograrlo, solo sirve el ejercicio físico prolongado en el tiempo. Mediante el sudor solamente perdemos agua y sales minerales. Como ya hemos dicho, la función del sudor es regular la temperatura corporal, no quemar calorías. Parece claro que sudar más no contribuye a la pérdida de peso, sólo a la deshidratación.

2.- ¿Al sudar estás eliminando toxinas? Desde hace mucho tiempo se ha vendido la sauna finlandesa como al panacea a la hora de eliminar de nuestro cuerpo sustancias perjudiciales y toxinas a través del calor al que nos sometemos en una estancia estanca con temperaturas elevado y vapor de agua. Pero la verdad del caso es que a través del sudor sólo se elimina una pequeña parte de las toxinas que no supera el 1% del volumen total de esos compuestos presentes en nuestro organismo.

mal holor

3- Lo que huele mal no es el sudor. No te engañes (Y que no te engañen): La realidad dicta que la sudoración excesiva y mal olor corporal son dos problemas distintos, aunque algunas veces se presenten juntos, ojo.

4- No se agotan las reservas de cobre, hierro y magnesio con la transpiración. Cuando uno suda, la ropa contiene sobre todo agua con una media de 2,7 a 3 g de sales minerales por cada litro de sudor. En su mayoría sodio y potasio. Esos minerales perdidos se recuperan con la alimentación. En el sudor también se pierden otros minerales como el magnesio, pero en cantidades muy mínimas e inapreciables. Aunque es verdad que su ausencia puede ocasionar calambres, en caso de deporte muy exigente, el magnesio es fundamental para funcionar en el día a día, por lo que nuestro organismo nunca prescindiría de ellos en condiciones normales y no extremas.

5.- Hombres y mujeres sí segregan el mismo tipo de sudor. Ambos géneros tienen las mismas glándulas sudoríparas, por lo tanto… Nuestro sudor no entiende de sexos aunque resulte evidente que hay algunas personas con una sudoración más abundante que otras independientemente de su género.

6.- El uso de jabón en la ducha no perjudica el funcionamiento de las glándulas sudoríparas: Actualmente, los jabones contienen ingredientes poco detergentes y en general contienen un Ph neutro para que no dañen tu piel. En cualquier caso, si notas sequedad en piel, tiene más que ver, en general con la deshidratación, pero nunca con el sudor.

sudor

7.- La relación entre la cantidad bebida y sudada no está relacionada: es decir, no es cierto que cuánto más se bebe, más se suda. Aunque es cierto que necesitas aguas para poder sudar. El órgano que se encarga de controlar los líquidos que hay en el cuerpo es el riñón. Debemos hidratarnos bien antes, durante y después de realizar ejercicio físico intenso, por ejemplo.

8.- No eliminamos el alcohol de las bebidas al transpirar. El alcohol se metaboliza en el hígado, y después el cuerpo lo elimina por vía renal. La presencia de alcohol en el sudor es casi inexistente. Al igual que el picante o la cafeína, el alcohol es uno de esos elementos que al ser ingeridos, su proceso de metabolización y eliminación del organismo, estimula la actividad de nuestras glándulas sudoríparas, pero no todo el alcohol ingerido se elimina a través del sudor. De hecho, la proporción que liberamos de nuestro cuerpo a través del sudor es mínima, apenas un 5% de la cantidad bebida va a ser excretada a través del aliento, las lágrimas, las heces, la orina y el sudor.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here