Las tres mayores amenazas para tu salud que hay en la carne que sueles comer

0
2

Nuestra memoria es selectiva y tendemos a borrar de nuestra mente aquellas cosas de las que no queremos acordarnos. En 2013 todos nos llevamos las manos a la cabeza con el escándalo de la carne de caballo, y juramos no volver a comer albóndigas en el Ikea. Tres años después parece claro que muchas de las carnes que comemos siguen sin estar correctamente etiquetadas y proceden de otros animales que no son los anunciados. Pero no vamos a dejar de comprar lasañas congeladas.

Como explica la periodista Martha Rosenberg en ‘AlterNet’, los consumidores olvidan los escándalos alimentarios dando por hecho que las autoridades han tomado cartas en el asunto y no hay de qué preocuparse. Cierto es que las legislaciones cambian, y los controles son cada vez más exhaustivos, pero es ingenuo pensar que muchos de los problemas no podrían repetirse.

No sin cierta dosis de alarmismo, Rosenberg ha recopilado algunas de las amenazas de salud pública que la industria alimentaria está lejos de solucionar. No hay por qué hacerse vegetariano –en EEUU, además, tienen una legislación bastante más laxa que en Europa– pero los problemas a los que apunta la periodista son serios y es evidente que no se han solucionado del todo.

Si bien podemos fiarnos de la gran mayoría de cosas que se venden en nuestros supermercados, no está de más ser precavidos. Y si este tipo de informaciones sirven para que seamos más concienzudos al repasar las etiquetas de lo que compramos y más exigentes con los controles, bienvenidas sean.

Estas son las tres mayores amenazas sobre las que autoridades, industria y consumidores, deberían cuidarse:

1. El procesado de la carne

2. El uso de antibióticos

3. El mal de las vacas locas

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here