Este fortalecimiento del sistema inmunitario se produce al liberar una gran cantidad de endorfinas que protegen al organismo de infecciones que lo hacen más resistente a “enfermedades crónico-degenerativas como las cardiovasculares, diabetes, hipertensión o cáncer”, afirma muyinteresante.es

“La risa disminuye la hipertensión al aumentar el riego sanguíneo, es capaz de aliviar el estreñimiento e incrementa la concentración de colágeno, una proteína contenida en la piel que se deteriora con el paso de la edad al perder elasticidad, tersura y firmeza, y además retarda el envejecimiento”, afirmó esta agencia.

La risa también permite liberar lipoproteínas -moléculas hechas de proteínas y grasa- en la sangre, lo que favorece la reducción del nivel de colesterol, un problema generado por un estilo de vida dañino como el sedentarismo o el sobrepeso.

También hay estudios que apuntan que la risa puede ayudar a retrasar el envejecimiento. Por todo ello, González Imbert considera que la risa es “un elemento esencial para acelerar la recuperación de los pacientes, aminorar el dolor generado por los diferentes procesos internos que enfrenta ante cierto padecimiento y ayuda a liberar la ansiedad producida por el estrés”.

Además, a su juicio, es indiferente que la risa sea natural o ensayada, ya que ambas “tienen casi los mismos beneficios”. En ambos casos ayuda a relajar los músculos tensos y a quemar calorías, ya que al reír “se movilizan unos 400 músculos del cuerpo”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here