El aire de las ciudades, su polución, nos mata. La Organización Mundial de la Salud (OMS), a través de la Agencia Internacional para la Investigación en Cáncer (IARC, en sus siglas en inglés) considera comprobado que la contaminación atmosférica causa cáncer.

Tras haber corroborado que existe evidencia científica suficiente de que aumenta el riesgo de algunos tumores como el de pulmón o vejiga, la OMS ha clasificado la contaminación atmosférica como agente carcinógeno.

En concreto, aseguran que en 2010 se produjeron 223.000 muertes por cáncer de pulmón en todo el mundo provocadas por la contaminación del aire, lo que hace que haya pasado formar parte del grupo 1 de factores de riesgo de cáncer que elabora este organismo.

Esta contaminación está causada en la mayoría de casos por el transporte y las emisiones industriales o agrícolas, y se sabe que aumenta el riesgo de una amplia gama de enfermedades, sobre todo respiratorias y cardiacas.

Además, los niveles de exposición han aumentado significativamente en algunas partes del mundo en los últimos años, sobre todo en aquellos países que han experimentado una rápida industrialización, caso de China.

“Ahora sabemos que la contaminación del aire no solo es un riesgo importante para la salud en general, sino también una causa ambiental de muerte por cáncer”, según reconoce Kurt Straif, responsable de la IARC de elaborar la clasificación de agentes cancerígenos.

El aire que respira todo el mundo.

Tras una reunión con varios expertos que se han encargado de revisar la literatura científica más reciente, la IARC ha confirmado que tanto la contaminación del aire exterior como las partículas que lo componen se pueden clasificar como carcinógenos humanos (agentes que causan cáncer), al mismo nivel que otras sustancias como el amianto, el plutonio, el polvo de sílice, la radiación ultravioleta y el humo del tabaco.

Este grupo ya había evaluado en otras ocasiones muchos productos químicos y mezclas que se producen en la contaminación del aire exterior, como emisiones de motores diésel, solventes, metales y polvos, pero es la primera vez que clasifica la polución como causa de cáncer.

“Nuestra tarea fue evaluar el aire que respira todo el mundo, en lugar de centrarnos en los contaminantes específicos del aire”, dice Dana Loomis, directora adjunta de esta sección. Así, han visto que el riesgo de desarrollar cáncer de pulmón se incrementa significativamente en las personas expuestas a la contaminación del aire.

Aunque tanto la composición y los niveles de contaminación del aire pueden variar considerablemente de un lugar a otro, según la IARC sus conclusiones se aplican a todas las regiones del mundo. De hecho, apuntan, esta clasificación es un paso importante para alertar a los gobiernos del peligro y del coste que puede ocasionar.

Esta misma semana, un informe de la Agencia Europea del Medio Ambiente concluía que el 90% de los europeos respira niveles de contaminación dañinos para la salud. En el texto se mostraba que la polución del aire es la principal causa medioambiental de muerte en la UE y en 2010 ocasionó más de 400.000 muertes prematuras.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here