En Francia, un segundo paciente recibió el implante de un corazón totalmente artificial concebido por la empresa Carmat, después de que el primer implante concluyera con la muerte del paciente.

La información es muy escasa, pero el diario Libération dio a conocer que esta segunda intervención fue realizada en secreto hace tres semanas, por el jefe de cirugía torácica del hospital universitario de Nantes, Daniel Duveau, quien participó en el primer implante en París en diciembre del año pasado.

El diario afirmó que la operación se desarrolló bien, sin poder ofrecer más detalles.

Carmat se limitó a confirmar y a justificar el mutismo “por razones deontológicas”, aunque los analistas añadieron que también hay otras motivaciones puramente empresariales y bursátiles.

Se sabe que las personas susceptibles de recibir ese corazón de 900 gramos (el triple del peso de uno humano) deben de tener una gran corpulencia.

El primer caso fue el de Claude Dany, de 76 años, al que se le implantó el aparato de Carmat el 18 de diciembre pasado en el hospital Georges Pompidou de la capital francesa; sin embargo, murió al cabo de 75 días porque el dispositivo se paró bruscamente. Los cirujanos que realizaron la operación afirmaron que se debió a que hubo un cortocircuito que causó la falla.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here