Desbordados, asustados, desconcertados. Solos. Los afectados por trastornos mentales y sus familias coinciden en los mismos adjetivos, en la misma falta de atención recibida por la sanidad y en la invisibilidad y rechazo a la que les somete la sociedad. El jueves se celebra el Día Mundial de la Salud Mental en un momento en el que los recortes económicos les relegan a una situación de aún mayor fragilidad al tener que pagar más por sus medicaciones y disponer de menos médicos especializados. Más de diez millones de españoles sufren algún trastorno como depresión, ansiedad, esquizofrenia, bipolaridad o trastorno de la personalidad y los expertos alertan de que entre un 20 y un 25 % de la población padecerá un trastorno ansioso-depresivo en su vida, por lo que solicitan una mayor inversión en salud mental.

“La Red de Salud Mental es buena pero está totalmente saturada; estos enfermos necesitan una atención precoz, continuidad en los tratamientos y un apoyo para la autonomía de las personas y en estos momentos la sanidad pública no es capaz de proporcionárselo”, explica Chus Bello, psicóloga de la Asociación de Trastorno de Personalidad (TP Galicia).

Este trastorno, en concreto, está “infradiagnosticado” e induce a “errores de tratamiento”. Al no haber en Galicia unidades especializadas que sí existen en otras comunidades, los pacientes ingresan una media de seis veces al año por “descompensaciones agudas” que se tratan con fármacos, “pero luego reciben el alta y no reciben la terapia continuada que necesitarían”, destaca Bello.

Asociaciones desbordadas

Las asociaciones tratan de cubrir algunos huecos, pero se ven totalmente desbordadas ante la falta cada vez mayor de ayudas y el elevado número de afectados. “Nosotros tratamos de asistir a familiares y afectados de toda Galicia, pero solo podemos dar pautas y orientar a través de algunos talleres pero no es posible ofrecer la terapia que necesitan los enfermos”, advierte la psicóloga.

El Trastorno de Personalidad afecta a un 2% de la población pero muchas personas no saben que lo padecen ya que suelen ser diagnosticadas de otros trastornos hasta que se llega a este. En la asociación gallega, de hecho, hay un centenar de asociados y una sola psicóloga y advierten que “hay muchos más enfermos aún sin diagnosticar”.

El final de la adolescencia está considerado como el momento de manifestación de esta enfermedad, conocida entre los expertos como el síndrome del “establemente inestable”, caracterizado por fragilidad emocional e impulsividad explosiva. Otros síntomas descritos son ira inapropiada y agresividad explosiva intermitente, imprudencia y riesgo para sí mismo o para terceros, autolesiones, relaciones interpersonales intensas pero inestables, episodios fugaces de disociación y distorsión cognitiva y sentimiento crónico de vacío.

Los afectados por los trastornos mentales y sus familias destacan también la importancia de darles visibilidad y que dejen de ser rechazados por la sociedad. Para acercar esta realidad a la sociedad, aprovechando la jornada del Día Mundial, diversos colectivos gallegos realizarán el jueves actos de información y concienciación.

En Vigo, la Asociación de Ayuda al Enfermo Mental DOA pondrán mesas informativas en el Edificio Administrativo de la Xunta mañana y en El Corte Inglés de Vigo el jueves, día en que el alcalde leerá la proclama del Día Mundial en la entrada del concello. Ese mismo día, en Cangas, se estrenará la obra de teatro “Misión imposibel”, interpretada por integrantes de la asociación.

La Asociación de Trastorno de Personalidad de Galicia situará una carpa frente al mercado del Calvario el jueves para atender al público interesado y para mostrar materiales hechos en sus talleres. La Plaza de la Constitución acogerá, por su parte, el acto organizado por la ONG Solidarios Anónimos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here