El Colegio Médico celebrará mañana el Día Mundial de la Osteoporosis con una conferencia en la que médicos especialistas responderán a las dudas de las asistentes recomendarán medidas de prevención e informarán sobre los tratamientos existentes. El ginecólogo Isidro Lago es uno de los especialistas que recuerda que más de la mitad de las pontevedresas que padecen esta enfermedad no están diagnosticadas.

-¿Preocupa a los profesionales de la salud la incidencia de osteoporosis?

-No se si tanto a los profesionales de la salud como a los políticos, que seguro que si (sonríe) basta pensar con que en España se producen al año 25.000 fracturas, eso supone que aproximadamente cada 30 segundos se produce una fractura.

-¿Debidas a la osteoporosis?

-Debidas a la osteoporosis claro, lo que sucede es que la osteoporosis muchas veces puede estar detrás de una fractura que se produce en una persona que sufre una caída.

-¿Qué caracteriza a esta enfermedad?

-Es una enfermedad metabólica que se caracteriza por una disminución de la resistencia ósea. Se produce, para que lo entendamos, una mayor porosidad del hueso y al ser más poroso con cualquier golpe o una caída se fractura.

-¿A qué se debe esta dolencia?

-De manera natural tanto el hombre como la mujer evolucionan desde la infancia hasta que tienen el pico de masa ósea que es a los 35 años, el hueso se va formando y llega a esa edad a su mayor capacidad. A partir de esa edad empieza el declive, empieza a perder, de una manera progresiva en el hombre pero en la mujer se ve agravado porque en el momento en que aparece la menopausia se produce una alternación del hueso mucho más marcada, entonces es a partir de los 50 años cuando una mujer tiene mayor incidencia de esta patología. Hay otros factores hormonales y síndromes que pueden cursar con osteoporosis pero básicamente ésta la que más nos preocupa, la que más se ve y la que afecta aproximadamente al 35% de las mujeres que tienen más de 50 años y a más del 52% de las que superan los 70 años.

-¿Esos datos son extrapolables al área sanitaria de Pontevedra?

-Por supuesto son extrapolables a localidades para Pontevedra, son genéricos para toda la población española e incluso europea, tenemos unos estándares comunes y pautas de seguimiento que hablan de las mismas fracturas en distintas sociedades científicas, con lo cual concluimos que estamos muy cerca unos de otros en incidencia. Hay unos países que diagnosticamos más y otros menos, en el caso de España somos de los que diagnosticamos menos.

-¿Qué porcentaje de mujeres está sin diagnosticar?

-En España el 55%, un porcentaje que baja en el caso de Estados Unidos al 50%, en Francia es el 42% y en Alemania no llega al 30. ¿Qué supone en nuestro entorno? Pues que hay miles de pontevedresas sin diagnosticar. Y es muy fácil de saber si una mujer padece osteoporosis o no, verá que hay cantidad de mujeres que tenían una determinada estatura y ahora miden menos, pues eso se produce porque tienen osteoporosis, basta imaginar un cilindro de hueso que pierde la porosidad por dentro, ese cilindro forma parte de la columna vertebral y si el peso mayor que ha de soportar la columna vertebral está por delante porque todas las costillas están por delante y si ese cilindro pierde densidad lo que pasa es que se achata y como resultado qué es lo que hacen las mujeres, encorvarse y por eso pierden estatura.

-¿Podemos prevenir la osteoporosis?

-Totalmente, la ventaja de la osteoporosis es que responde muy bien a todos los tratamientos, en la postmenopausia responde perfectamente y haciendo una prevención primaria desde el principio se puede conseguir que la calidad de vida sea óptima, porque no vamos a pretender que la mujer o el hombre vivan más tiempo, sino que su calidad de vida sea la mejor posible y el coste sanitario el menor posible. Tenemos unos tratamientos para la osteoporosis fenomenales, los hay que funcionan mejor y otros peor pero en general todos muy bien y ya casi a la carta ¿cuál es el problema entonces me va a preguntar? Pues el seguimiento, el cumplimiento porque la falta de seguimiento hace que se pueda perder masa ósea.

-Insiste en los altos costes sanitarios ¿hay estimaciones sobre ellos?

-También se los puedo facilitar: ¿Cuánto cuesta por ejemplo una fractura de cadera el primer año? Si la mujer tiene de 50 a 64 años el coste total son 10.600 euros; si la paciente se aproxima a los 70 años aumenta a 11.500 euros y si tiene entre 85 y 100 años llega a 18.000 euros. Y además hay que tener en cuenta que el 20% de las mujeres que presenta una fractura suele volver a tener una segunda rotura en el año siguiente, con lo que se suman nuevos costes sanitarios.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here