Brasil confirmó 404 casos de microcefalia e investiga 3.670 sospechosos

0
3

Brasil confirmó 404 casos de microcefalia hasta el 30 de enero, 49,6% más que la semana pasada, e investiga 3.670 aún sospechosos, según un boletín divulgado este martes por el ministerio de Salud.

Las autoridades pudieron relacionar a 17 de los enfermos con el virus zika, que científicos sospechan tiene relación con esta malformación congénita en recién nacidos, que es irreversible y puede generar graves consecuencias motoras e intelectuales.

Hasta el 30 de enero, en que cierra el boletín, se analizaron un total de 4.783 casos, de los que hasta el momento se descartaron 709.

Los casos sospechosos aumentaron en una semana 6,43%.

Se reportaron además 76 muertes de bebés, 15 de ellos con microcefalia o alguna alteración del sistema nervioso y en cinco se identificó el virus del zika en el tejido fetal. Otros 56 aún están bajo análisis y cinco fueron descartados, reseñó AFP.

Cuando un bebé nace con un perímetro cefálico igual o inferior a 33 cm, el caso es registrado como sospechoso de microcefalia. El diagnóstico se confirma con un examen de imagen.

Los 404 casos confirmados se cuentan desde octubre pasado, cuando se dispararon las alarmas en todo el país por este brote en las notificaciones en el noreste del país, que concentra 98% de los casos.

En todo 2014, por ejemplo, sólo se diagnosticaron 147 casos de la malformación.

“El ministerio de Salud está investigando todos los casos de microcefalia y otras alteraciones del sistema nervioso central, informados por los estados, y su posible relación con el virus zika y otras enfermedades congénitas”, aunque la enfermedad puede ser causada por “diversos agentes infecciosos además del zika, como la sífilis, toxoplasmosis, rubeola, acitomegalovirus y herpes”, indicó el comunicado.

Se han reportado casos de zika en nueve estados de Brasil.

Y seis meses antes de los Juegos Olímpicos de Rio de Janeiro, se estima que el brote de zika ha infectado a más de 1,5 millones de brasileños en los últimos meses.

La presidenta Dilma Rousseff dijo este martes que no “faltarán recursos” para luchar contra el mosquito Aedes aegypti, que transmite el zika, dengue y chicunguña.

El gobierno ya había anunciado que movilizará 220.000 hombres de las fuerzas armadas en febrero para intentar controlar la crisis con fumigaciones y revisiones de predios abandonados que se hayan convertido en criaderos de mosquitos.

La OMS declaró el lunes una emergencia sanitaria mundial por el posible vínculo entre el contagio de zika en mujeres embarazadas y un aumento de casos de bebes nacidos con microcefalia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here