En condiciones caóticas nuestros mariachis tienen que esperar sentados hasta cinco horas para que les caiga trabajo y hay ocasiones que amanecen y no llevan para sus casas ni un tan solo desplumado relatan con tristeza a la vez con encanto de servir a quienes los buscan todas las noches concluyeron.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here