Los policías municipales de San Pedro Sula están obligados a recoger tres personas diarias que deambulan en las calles con aparentes problemas mentales para ser trasladados al área de siquiatría del hospital Mario Catarino Rivas, cuyo director también recibió la orden de reportar las atenciones a esa judicatura, según orden del Juzgado de Familia, l.

La orden del juzgado se deriva de una petición hecha por la Fiscalía de Impugnaciones del Ministerio Público,  en la que después de hacer inspecciones en las calles de San Pedro Sula plasmaron varios casos de personas que requieren atención, sobre todo siquiátrica.

Los fiscales presentaron ante el juzgado una declaratoria de “incapacidad y prodigalidad” a fin de que las personas que deambulan por las calles en evidente abandono por problemas mentales, alcoholismo y drogas, puedan recibir una atención médica y, de ser necesario, el internamiento en centros especializados.

Después de que los policías municipales recojan a tres personas diarias y sean llevadas al hospital, el juez municipal debe pasar el reporte al Juzgado de Familia y de esa misma forma lo debe hacer el director del hospital Mario Rivas, según la resolución emitida el 4 de diciembre de 2014.

Según el Juzgado de Familia, las remisiones al centro asistencial deben ser diarias y continuas, con reportes específicos de cada caso y su respectivo seguimiento por parte de los médicos especialistas.

Entre los casos que motivaron a la Fiscalía a interceder ante el juzgado de familia está el de una señora que camina por las calles con su matriz de fuera y sangrando, así como otras personas que deambulan desnudas con evidentes problemas mentales.

La orden del Juzgado de Familia no tiene plazo ni fecha para que las autoridades municipales dejen de cumplirla.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here