El gobierno de Honduras se encuentra listo para recibir a los niños que sean deportados de manera masiva de Estados Unidos, informaron este lunes las autoridades federales.

Ante las deportaciones de familias y niños indocumentados que realiza el gobiuerno de Estados Unidos, las autoridades migratorias de Honduras están preparando el recibimiento de los menores.

La Comisión Permanente de Contingencias (Copeco), recibirá tres vuelos semanales de unidades familiares o bien niños solos deportados por Estados Unidos, ya que ese país inició la expulsión de unos 52 mil, la mayoría hondureños.

La primera dama de Honduras, Ana de Hernández, preside la “Fuerza de Tarea del Niño Migrante”, que trabaja con las unidades familiares y niños solos que llegan de Estados Unidos, así como con los que envía México, dijo a Notimex, el director de Cooperación Internacional de la Copeco, José Antonio Velásquez.

“Estamos listos para atender si se registra una masiva deportación”, señaló Velásquez al referirse a que de los 52 mil niños en Estados Unidos, son de El Salvador, Guatemala y Honduras.

Existen albergues instalados en la norteña ciudad de San Pedro Sula, donde ya llegaron los primeros vuelos con niños solos y otros con familiares, a donde llegan los aviones procedentes de Estados Unidos al aeropuerto Ramón Villeda Morales.

A esa ciudad, localizada en el norte del país, llegan también los deportados que envía desde hace varios años Estados Unidos y que atiende el Centro de Atención al Migrante (CAM) que dirige una religiosa brasileña, mencionó Velásquez.

En el albergue de San Pedro Sula se les ofrece alimentación, alojamiento por dos días y también apoyo económico para trasladarse a sus comunidades de origen, refirió.

No descartan que los niños migrantes y sus familiares lleguen nuevamente por Palmerola, a unas 60 millas de Tegucigalpa, que es una base militar de Estados Unidos, construida en la década de los años 80 y donde hace una semana llegaron varias unidades familiares.

Por el aeropuerto Toncontin de Tegucigalpa no han llegado niños migrantes, debido a que no es apto para el aterrizaje de grandes aviones, según el presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández.

Toncontin solo es apto para el aterrizaje de avionetas, por eso el mandatario hondureño no descartó activar el proyecto de convertir Palmerola en el aeropuerto de la capital, quedando el actual únicamente para el aterrizaje de pequeñas aeronaves.

Velásquez mencionó que también deben atenderse a los migrantes deportados que llegan por tierra. Solamente por la aduana de Corinto, frontera con Guatemala llegan tres autobuses por semana, lunes, miércoles y viernes, con unos mil hondureños que hay que atender.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here