Ha llegado la hora de una reforma migratoria integralMano a mano, ladrillo sobre ladrillo, Estados Unidos fue levantado por inmigrantes y así lo ha recordado el presidente Barack Obama. No ha sido esa la única llamada que ha hecho a la memoria: “A menos que ustedes sean indios-americanos, todos ustedes vienen de otro país”, ha advertido el presidente. Lejos de las generalidades de otros tiempos, el presidente Barack Obama ha pronunciado un discurso en Las Vegas (Nevada) en el que ha pedido “acción inmediata” y concreción de propuestas para una ley global que deberá abrir la puerta a la legalización de los más de 11 millones de personas que viven en Estados Unidos sin documentos. “Necesitamos que el Congreso actúe de una vez por todas para dar una solución ya a los inmigrantes indocumentados”, ha dicho el presidente en una alocución que ha sido el pistoletazo de salida al más ambicioso plan de reforma migratoria propuesto por una Administración en las últimas tres décadas. “Si el Congreso no actúa pronto”, ha advertido Obama, “propondré una ley e insistiré en que la voten”.

“La razón por la que estoy aquí hoy es porque cada vez hay un mayor acuerdo para lograr una reforma del sistema de inmigración total”, ha insistido Obama. “El momento es ahora”, ha asegurado a una audiencia que le ha contestado con un “sí, se puede” en español. “Tenemos a 11 millones de hombres y mujeres que han vivido en las sombras, quizás entraron ilegalmente, quizás se quedaron con un visado caducado, pero viven aquí y contribuyen con sus comunidades”, ha dicho el presidente hablando de los emigrantes cómo solo él parece saber hacerlo e insistiendo en que hay que sacar esa economía sumergida a la luz. “Es puro sentido común”, ha sentenciado Obama asegurando que mantener en la ilegalidad a todas esas personas frena a EE UU en lugar de hacerlo crecer económicamente. “Por eso necesitamos una reforma global”, ha dicho una y otra vez durante su discurso.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here