Una banda de delincuentes que tiene como centro de operaciones la colonia Siboney, Villanueva, recibió unos 400 mil lempiras de un personaje “poderoso” para asesinar al periodista Aníbal Barrow.

Lo anterior está consignado ―según una fuente que solicitó el anonimato― en el expediente 909-13 y en el acta de audiencia inicial del testigo protegido, elaborada la mañana de ayer, por el crimen de Barrow.

El pasado martes, alrededor de las diez de la mañana, cuando las autoridades y la prensa estaban concentradas en el levantamiento del cadáver del también ingeniero agrónomo, el testigo protegido rindió una declaración ante el Juzgado Primero de Letras de lo Penal, la cual es considerada por la Fiscalía como una prueba anticipada en el proceso judicial contra los acusados.

De acuerdo con la fuente anónima, que conoció el expediente en las últimas horas, el testigo protegido declaró que el “personaje” le pagó la suma que oscila entre 300 y 400 mil lempiras a “El Choco”, (José Hernán Díaz), persona que contrató a la banda de “El Gordo”. Díaz es uno de los primeros cuatro detenidos por el asesinato. Esta versión coincide con lo estipulado en el acta inicial, celebrada ayer por el Juzgado de Letras Unificado de lo Penal, la cual indica que “la persona detenida en Brisas del Cacao con nombre José (Hernán Díaz), alias “El Choco”, fue la que contrató a las demás personas como Héctor, alias ‘El Gordo’, Denis, alias ‘El Diablo’, Gabriel, alias ‘El Chele’, para interceptar a una persona en San Pedro Sula y darle muerte”.

Entre 300 mil y 400 mil lempiras pagaron por asesinar a Aníbal Barrow

Los mencionados por sus alias en la declaración del testigo, excepto José Hernán Díaz, Alias “El Choco”, son los declarados como prófugos por las autoridades. La Fiscalía reveló la mañana de ayer los nombres de tres personas más que habrían participado en el asesinato y que presuntamente son los que menciona el testigo protegido: Heber Nathanael Mendoza Contreras, Dennis Omar Ramírez Martínez y Héctor Noel Baquedano Galindo Las órdenes de captura fueron emitidas desde el martes en horas de la tarde.

El testigo dijo, según la fuente, que el lunes 24 de junio miembros de la “banda del Gordo” utilizaron dos vehículos (uno de características desconocidas y un Kia Spectra blanco) para ejecutar el rapto y posteriormente el asesinato.

Alrededor de las tres de la tarde de ese día, los delincuentes, transportados en estos dos vehículos, interceptaron y se apoderaron de la camioneta Honda CRV en el cual se transportaba el periodista en las cercanías del Estadio Olímpico.

Luego de abandonar a los acompañantes de Barrow, “El Gordo” (Héctor, buscado por la justicia) tomó el control de la camioneta; “El Chele”, que se subió al asiento trasero, encañonó al periodista, a quien transportaron en el asiento frontal del pasajero, según el relato del testigo protegido, leído por la fuente en el expediente 909-13.

Después de recorrer varios metros, “El Chele” le disparó a Barrow. El proyectil se lo asestó en la parte inferior del rostro y le despedazó la prótesis dental. Minutos más tarde, según la fuente que citó el relato del testigo, “El Gordo” recibió una llamada telefónica. El interlocutor le dio la orden que ejecutara al comunicador social. Éste, inmediatamente, le disparó a la altura, aproximadamente, de la sien izquierda.

Cuando Barrow se encontraba prácticamente muerto, los individuos frenaron la marcha. Pasaron el cuerpo de Barrow al vehículo Kia Spectra blanco y dejaron abandonada (en las cañeras del Bálsamo) la camioneta gris marca Honda.

Un poco después los delincuentes tiraron el cadáver de Barrow al suelo y lo rociaron de combustible y seguidamente le prendieron fuego, tal como se confirmó durante el reconocimiento del cadáver el pasado martes.

Pero los delincuentes, que tenían la intención de no dejar rastros, se percataron que no habían logrado el objetivo de carbonizar el cuerpo y procedieron a desmembrarlo con un machete, agrega el testigo en la declaración.

Cuando se encontraban en Siboney, los delincuentes lanzaron a una laguna (cubierta por maleza acuática) las partes desmembradas del cuerpo de Barrow “para que los devoraran dos lagartos que habían visto”. Sólo se quedaron con un brazo.

“Ellos anduvieron el brazo en el carro y se lo llevaron a otros miembros de la banda para que lo vieran como si era trofeo”, dijo la fuente que leyó el expediente y que ayer fue conocido en el desarrollo de la audiencia inicial.

Aunque no consta en el acta ni en el expediente 909-13, el testigo protegido da a entender que anduvo en los vehículos utilizados para el secuestro y asesinato de Barrow de acuerdo a su declaración ante el juzgado durante la audiencia inicial realizada el martes como prueba anticipada.

“El testigo protegido participó en los hechos (crimen) y el Ministerio Público está teniendo el cuidado y guarda de este ciudadano que ha decidió compartir información”, afirmó el director de fiscales del MP, Roberto Ramírez Aldana, ayer en Tegucigalpa.

POR LOS ALIAS

El acta de audiencia inicial emitida ayer por el juzgado establece en una de las partes que “tal como lo declara el testigo con clave AB-08-07-2013 (…) ha manifestado que los imputados: Gustavo Armando Durán Banegas, Delmer Donael Durán Banegas y José Hernán Díaz Mejía son las personas que participaron en el asesinato del señor Aníbal Barrow”, quienes, ha sido identificados por el “el testigo protegido (…) por los alias”.

La Fiscalía libró órdenes de captura contra cuatro implicados más en el asesinato del periodista.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here