Por unanimidad de votos Tribunal de Sentencia encuentra penalmente responsables a Mario Zelaya, Javier Pastor y Carlos Montes por lavado de activos en concurso real con cohecho.

En esta causa, durante el desarrollo del debate del Juicio Oral y Público se estableció que los imputados, recibieron por sí y a través de otras personas, cantidades de dinero superiores a los 51 millones de lempiras a cambio de agilizar pagos consecuencia de los contratos suscritos entre empresas privadas y el IHSS.  
Tales operaciones financieras nacionales e internacionales que provocaron la incorporación de recursos de fuente ilícita al sistema bancario hondureño, comienzan en el año 2011 a raíz que Mario Zelaya solicitó millonarias coimas a la Compañía de Servicios Múltiples (COSEM) a cambio que Javier Pastor y Carlos Montes, ambos miembros de la Comisión de Verificación del contrato denominado “Contratación de Servicios Profesionales de Organización, Digitación, Automatización, Sistematización de Archivos y Bases de datos de Planillas y Tarjetas de Afiliación de la Cuenta Individual del IHSS”, que fue aprobado por un monto de L. 376,318,250.00 / $ 19,775.000.00, les agilizaran los trámites y no les pusieran ninguna objeción al momento de efectuar los pagos.
Lo anterior, derivó en una serie de transacciones atípicas que el Ministerio Público logró documentar, pese a que los imputados trataron de ocultar su origen ilícito, siendo beneficiado Mario Zelaya con $ 2,131,924.00, a través de pagos a las empresas C&M Motors ($.28,200.00 a compañía constituida en Estados Unidos por Carlos Zelaya), Destinos de Éxito ($.20,000.00 para compra de pasajes), Inversiones Novaterra ($.513,040.00 para compra de inmuebles), Inversiones y Desarrollo Ética ($.359,000.00 para compra de inmuebles), Mahony Title Land Service ($.1,080,000.00 para compra de bienes en Estados Unidos) y REASA ($.5,684.00 para compra de vehículo), así como pagos a Mario Zelaya Palencia ($.21,000.00), Vanessa Velásquez Lanza ($.70,000.00) y Natalia Patricia Ciuffardi Castro ($.35,000.00).
Por su lado, Javier Pastor recibió dadivas de $.235,00.00 de las cuales $.85,000.00 fueron en transferencias directas a el mismo y $.150,000.00 a nombre de Mariscos Hybur un negocio propiedad de la familia de la esposa, mientras que Carlos Montes se favoreció de forma ilegal con $.150,000.00 que le fueron transferidos a través de un empresario residente en Estados Unidos de nombre Carlos E. García (cuñado del encausado).
En base a estos hechos, la UNAF obtuvo este Fallo de Culpabilidad por Lavado de Activos y Cohecho Pasivo Impropio en un Juicio Oral y Público que demuestra una vez más que el Ministerio Público ejerce la acción penal pública aplicando la Ley a todos los hondureños por igual, sin importar su condición o posición de poder.
La legislación hondureña castiga el delito de Lavado de Activos de 15 a 20 años de reclusión y el de Cohecho Pasivo Impropio de 1 a 4 años de reclusión, penas sobre las cuales las partes harán sus solicitudes concretas en la Audiencia de Individualización de Pena señalada por el Tribunal de Sentencia con Jurisdicción Nacional.