A merced de la delincuencia se encuentra el hospital Mario Catarino Rivas producto de la escases de seguridad pese a la presencia militar en ese centro asistencial, donde los guardias de seguridad han abandonado sus puestos de trabajo ante la falta del pago de sus salarios.

El equipo de prensa constato lo vulnerable que es la seguridad y lo fácil que se ingresa a las salas y áreas restringidas del hospital en horas de la noche, y son los familiares de los internos quienes tienen que cuidar a sus parientes, en las zonas más vulnerables como en la sala de pediatría, donde los padres se mantienen pendiente de quien entra y quienes sale frente al miedo de que les roben a sus hijos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here