Angelina Jolie camina con “Unbroken” hacia una nueva conquista: ser respetada como directora de cine, una faceta más de esta mujer que, como el protagonista de la película, parece ser capaz de todo, excepto dirigirse a sí misma, experiencia que no le gustó en su próximo filme junto a su marido, Brad Pitt.

“No me gustó dirigirme mí misma. No soy fácil como actriz. Brad, en cambio, es un actor con el que da gusto trabajar”, aseguró la gran estrella del cine estadounidense en un encuentro con la prensa sobre la que será su tercera película como directora y en la que ambos interpretarán a un matrimonio infeliz.

En realidad, Angelina Jolie está estos días presentando ante la prensa internacional su anterior filme, “Unbroken”, que se estrena en Navidades en España y Estados Unidos, y con la que Variety la ha posicionado como posible candidata al Óscar.

Protagonizada por Jack O’Connell y escrita por William Nicholson y los hermanos Coen, es la historia real de Louis Zamperini, el hombre que apuntaba maneras como delincuente juvenil, pero que se recicló como atleta olímpico en Berlín 1936 y fue héroe de la Segunda Guerra Mundial.

Durante la contienda pasó mes y medio en una barca en medio del océano y fue prisionero de dos campos de concentración japoneses, un periplo que justifica el título del filme (“intacto”). Y todavía en 1998 fue capaz de volver a Japón, correr con la antorcha olímpica y perdonar a sus captores.

“No es una película sobre la guerra, sobre los estadounidenses o los japoneses. Es una película que pretende inspirar, que muestra a una persona que sobrevive a todo. Sobre cómo encuentras tu fe, tu fuerza ante la adversidad. Cómo te hermanas con el resto. Es una historia universal”, dijo Jolie.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here