Kendra Wilkinson participa en un reality show británico que tiene importantes picos de audiencia.

Madre de dos pequeños, Wilkinson tiene 29 años y está felizmente casada con el jugador de fútbol americano Hank Baskett desde 2008, momento en que abandonó la Mansión Playboy donde vivía desde sus 18.

Fue allí que conoció al fundador del imperio, Hugh Hefner.

La bellísima modelo contó a los demás participantes cómo fue que vivió en esa incónica casa que albergó a cientos de modelos a lo largo de los años. Tenía apenas 18 años cuando Hefner le preguntó si quería ser parte de sus mujeres. “Me pidió que fuera una de sus novias y me gustó. No sabía qué significaba, pero al demonio, estoy ahí”, reveló la bellísima y curvilínea rubia. El empresario editorial tenía por entonces 78 años, 60 más que su nueva huésped.

“Me pidió ser parte de la Mansión Playboy y acepté, por supuesto. Fui de inmediato, pero no sabía que (la propuesta) incluía sexo”, confesó Wilkinson a los demás participantes del programa. “Me dijo de subir y así fue. Yo tenía 18 y él 78”, añadió.

Consultada sobre si estaba obligada a mantener relaciones sexuales con Hefner, Wilkinson replicó: “No estás obligada. Es tu decisión”. “Él realmente ve a las mujeres en su casa como relaciones. ¿Honestamente? Todas ellas duermen con él. Pero también son las mejores personas”, describió.

En noviembre de 2008 su vida en la Mansión Playboy llegaba a su fin. La conejita se comprometió con su actual marido y decidió abandonar aquella vida junto a Hefner. Al poco tiempo, el “magnate” se vio envuelto en un escándalo con Crystal, Playmate Diciembre 2009, con quien se casaría en Año Nuevo de 2012. Pero antes la mujer se había escapado y partido el corazón del veterano playboy.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here