La torpe acción ocurrió en un vuelo en China, donde un hombre “quería un poco de aire fresco” y abrió la ventanilla de emergencia, desatando todo un caos al interior. Los demás lo querían matar, porque el avión tuvo un largo retraso.

Menos mal que esta insólita gesta del pasajero ocurrió cuando el avión se preparaba a despegar y recorría la pista. Ante esto, la azafata atinó a contener la ventana, ante el susto y el caos que se provocó en el interior.

Ante el inconveniente se activaron las salidas de emergencia para que los pasajeros pudieran descender y evitar una tragedia. Por su parte, este curioso pasajero, o jamás volverá a subirse a un avión, o lo pensará mil veces antes de cometer una torpeza como aquella.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here