Lo han visto vagar por las calles de Varna, una pequeña localidad turística del Mar Negro, en Bulgaria. Según los residentes, cada día está más verde. Nadie, sin embargo, conoce a su dueño.

Fotografías del gato verde de Varna empezaron a circular en las redes sociales. Todo un debate se formó a raíz de su extraña pigmentación.

Algunos creyeron que se trataba de un truco logrado con PhotoShop, un programa de edición de imágenes; otros, que vándalos pintaron así al gato.

La agencia de fotografías Rex se dio entonces a la tarea de ubicarlo. Publicó un video en el que, efectivamente, se ve que el gato es verde. Descartado el montaje, volvió la pregunta: ¿lo pintaron? Al parecer, no.

Las indagaciones continuaron. Se recogieron testimonios de vecinos que han visto al gato desde hace algunos meses y el misterio ha empezado a develarse.

Se dice que el animal duerme en un garaje abandonado que, en el pasado, sirvió de depósito de pinturas sintéticas. Es probable que en el piso queden rastros de la pintura verde que ahora hace parte del pelaje del animal.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here