Amber Cornwell decidió quitarse la vida, aparentemente por ser víctima de bullying, colgándose de su armario. Antes de tomar la decisión escribió en Facebook si alguien lloraría si muriera ese día.

“Si muero esta noche, ¿alguien llorará?” escribió en su muro de Facebook la adolescente de 16 años de edad luego de regresar feliz a su casa, en el condado de Henderson, en Carolina del Norte, de una cita con su nuevo novio el pasado 21 de diciembre.

A la mañana siguiente de la trágica decisión y del mensaje en Facebook, los padres de la menor, Kim y Alan Cornwell, la encontraron muerta.

Ellos afirman, al igual que algunas amistades de Amber, que la menor era víctima de bullying y que constantemente era acosada vía Facebook.

Amigos y familiares de Amber declaron para el noticiero ABC 13 que la víctima era blanco de burlas de matones de la escuela East Henderson High.

Stepahnie Hernández, amiga de la víctima, dijo que le decían cosas en su cara (de Amber), hablaban a sus espaldas y hasta le enviaban mensajes por Facebook acosándola.

Por su parte, Sierra Crochet, otra amiga de Amber, dijo que durante varios días había estado llorando. También le habían estado poniendo diversos apodos y la hostigaron diciéndole a la víctima que no tenía ningún futuro y que no tenía nada a su favor.

La madre de la menor, Kim Cronweel, declaró que la mejor que escribió su ‘despedida’ en Facebook era acosada desde que cruzó el sexto grado, pero que creía que esa situación ya había sido calmada.

En Facebook, amigos de Amber han creado una página dedicada a su memoria llamado RIP Ámbar Cornwell, en la que otros han condenado el acoso escolar como el motivo del suicidio de la adolescente.