No hay nada mejor que un suéter calentito para evitar que aquellos pingüinos que tuvieron la mala suerte de toparse con un vertido de crudo, mueran de frío y hambre.

De hecho, son tan importantes que grupos conservacionistas en Australia, Tasmania y Nueva Zelanda piden cada año a voluntarios de todo el mundo que sepan tejer, que les ayuden a suministrar ropa caliente para estos animales, en especial para sus crías.

Sobrevivir a un vertido

Cuando las plumas de un pingüino se embadurnan de petróleo, pierden su capacidad aislante. El agua penetra hasta la piel, les hace sentir mucho frío, y pesan tanto que les cuesta nadar, cazar y alimentarse.
Una de las mejores formas de evitar que estos pingüinos mueran es lavarlos.
Pero grupos se observó que muchos, sobre todo los más débiles y jóvenes, morían de frío o intoxicados antes de poder ser atendidos.

Los suéters no sólo les mantienen lejos del frío, sino que también evitan que se laman las plumas y mueran envenenados.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here