Alguien decidió llevarse la estatua del niño Jesús que formaba parte del nacimiento que una firma inmobiliaria coloca todas las navidades en una plaza de la ciudad. Además, el autor o autores de la fechoría, también destrozaron las estatuas de Baltasar y Gaspar. A Melchor, José y la Virgen María los respetaron. La desaparición tuvo lugar de madrugada en la ciudad de Coral Gables, enclavada en el área metropolitana de Miami.

“Este nacimiento es una tradición de más de dos décadas. Nunca se había visto esto aquí. Tuvo que ser algún tarado o un borracho que robó la estatua del niño Jesús, que es algo muy sagrado para muchos”, declara José Palmeiro, empleado en una barbería cercana a la plaza Alhambra, donde ocurrió el incidente.

La inmobiliaria, Allen Morris Co., ha lamentado el vandalismo en un comunicado, al tiempo que ofrece 2.500 dólares (un poco más de 2.000 euros) de recompensa a quien encuentre la estatua desaparecida.

Hace unos cinco años la ciudad de Miami colocó en varios rincones de la urbe sendas estatuas de gallos, un símbolo de la cultura popular cubana, con la intención de crear un atractivo más para los turistas.

Los gallos están pintados con banderas de varios países, incluyendo España, diariamente decenas de personas se fotografían junto a ellos. El año pasado uno de ellos, situado en la emblemática Calle Ocho y pintado con los colores de la bandera cubana también desapareció una madrugada.

Durante semanas su paradero constituyó un misterio hasta que un día el municipio recibió un correo electrónico anónimo responsabilizándose por el ‘secuestro’ y proponiendo la devolución del gallo.

Durante las ‘negociaciones’ se supo que los autores de la fechoría eran estudiantes universitarios que, tras una noche de juerga, decidieron llevarse el gallo solo para hacer la broma.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here