Una plaga de ratas gigantes invade estos días Gran Bretaña. Se trata de roedores del tamaño de un gato, que podrían haber adquirido ese tamaño por culpa de la comida basura ingerida, y que, además, son inmunes al veneno.

Según informa Daily Mirror, la alarma se desató hace unas semanas cuando varios vecinos alertaron de la aparición de estos roedores en sus viviendas, algunos de hasta 60 centímetros de longitud.

La plaga se está extendiendo y las ratas podrían multiplicarse en poco tiempo si no se hace algo. El problema, es que comen más cuanto más grandes son y no paran de crecer.

Las zonas más afectadas por esta plaga son Birmingham, Londres, Liverpool, Winchester y Salisbury.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here