Los pilotos que surcan los cielos de Estados Unidos saben que, por razones de seguridad, hay lugares sobre los cuales tienen terminantemente prohibido volar, como la Casa Blanca, el Capitolio, el Pentágono… y los parques de Disney.

Y es que el espacio aéreo de los complejos de entretenimiento de Disney en California y Florida es considerado una zona de restricción temporal de vuelos.

Esa designación también se aplica, por ejemplo, a los espacios aéreos de los lugares en que se llevan a cabo grandes eventos deportivos, como los estadios en los que se juegan partidos de la Liga Profesional de Fútbol Americano (NFL, por sus siglas en inglés).

Pero si bien en el caso de los encuentros de la NFL la prohibición se limita a las horas en las que se están desarrollando esos eventos, en los parques de Disney la prohibición ha estado en vigor desde 2003 de manera ininterrumpida 24 horas al día.

¿Pero por qué?
Hay quienes afirman que a primera vista, resulta obvio que Disneyland y Disney World, como representantes de la esencia de la cultura estadounidense, podrían ser el objetivo de ataques como los ocurridos en Nueva York y Washington el 11 de septiembre de 2001.

Pese a ello, los espacios aéreos de otros parques de atracciones que también reciben diariamente a miles de personas, como los de los estudios Universal, no rigen las mismas restricciones.

Y desde las asociaciones que agrupan a los pilotos que se dedican a hacer publicidad aérea, aseguran que la prohibición de volar sobre las propiedades de Disney no se basa en una cuestión de seguridad, sino en el deseo de la compañía de que los visitantes de sus parques no vean sus anuncios publicitarios.

¿Presión de Disney?

Disneyland y Disney World representan la esencia de la cultura estadounidense.
Por lo general las zonas de restricción temporal de vuelos son designadas por la Administración Federal de Aviación de EE.UU. (FAA, por sus siglas en inglés).

Pero en el caso de los parques de Disney no fue así, ya que las restricciones aéreas fueron establecidas sin mucha publicidad en una ley presupuestaria aprobada por el Congreso estadounidense a principios de 2003.

El diario Los Angeles Times aseguraba en un reciente artículo que los funcionarios de Defensa y especialistas en terrorismo del gobierno estadounidense no habían pedido la designación, que habría sido adoptada a petición de los cabilderos que Disney tiene en Washington.

Expertos en seguridad creen que las zonas de restricción temporal de vuelos tienen un efecto disuasorio.

Ian Gregor, portavoz de la FAA, le explicó a BBC Mundo que, en contra de lo que suele ser habitual, no fue su organización la que decretó la prohibición de volar sobre los parques de Disney. Según Gregor, la FAA tan sólo se encarga de tomar acciones contra los pilotos que violen ese espacio aéreo.

¿Y qué dicen en Disney?
Que las restricciones -que abarcan un radio de unos cinco kilómetros- se justifican por razones de seguridad. “Creemos que las restricciones del espacio aéreo sobre los lugares en los que hay grandes concentraciones de personas como los estadios deportivos o nuestros parques continúan teniendo sentido para mejorar la seguridad pública”, le dijo a BBC Mundo la portavoz de Disney Cathi Killian.

Killian no quiso hacer comentarios sobre los argumentos de los pilotos de avionetas publicitarias ni sobre el hecho de que otros parques de atracciones no cuentan con restricciones en sus espacios aéreos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here