Lynn Cassidy, madre británica de dos hijos de 25 y 30 años y residente en Wakefield (West Yorkshire), no acepta que Papá Noel no existe.

Los médicos denominan el comportamiento extraño de la mujer como “depresión temporal”.

Cada año dos meses antes de la Navidad Cassidy empieza a tomar pastillas antidepresivas para luchar con su estado de ánimo.

La mujer no puede perdonar a sus padres, quienes le dijeron a la edad de diez años que Papá Noel no existía.

Cassidy, quien incluso tiene tendencias suicidas, cree que “la Navidad sin Papá Noel carece de sentido”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here