Actualmente los astronautas sólo pueden permanecer seis meses en la Estación Espacial Internacional, ubicada a unos 330 kilómetros de la Tierra, y esto obedece a una buena razón.

La pérdida de masa ósea y muscular que experimentan en el espacio es tan profunda que no es posible que permanezcan más tiempo.

Y ahora que se acerca la posibilidad del turismo espacial, los expertos comienzan a preguntarse cuál sería el impacto en la salud de los seres humanos comunes y corrientes que no son astronautas altamente entrenados.

En un artículo en British Medical Journal (BMJ, Revista Médica Británica), un grupo de científicos está pidiendo que los médicos generales se preparen para responder las preguntas de sus pacientes sobre su idoneidad para viajar al espacio.

Pero muy pocos médicos generales tienen conocimiento suficiente sobre la medicina espacial para poder ofrecer asesoría.

Estudios pasados muestran que los viajes al espacio provocan cambios en la fisiología del organismo, pero no es claro cómo pueden afectar a un turista espacial de 50 años con trastornos médicos subyacentes.

El doctor David Green, profesor de fisiología humana y aeroespacial de la universidad King’s College de Londres, predice que en los próximos dos años habrá un número importante de personas que reservarán un lugar en los vuelos suborbitales en una aeronave especialmente diseñada.

Esto significa que saldrán de la atmósfera de la Tierra, experimentarán la ingravidez durante unos cuatro minutos y después volverán a descender a la superficie terrestre.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here