Hasta ahora se sabía que las anguilas realizan descargas de hasta 600 voltios a sus víctimas, pero hasta ahora los científicos no conocían que también podían utilizarlas para controlar a distancia los movimientos de peces, informa la revista National Geographic.

Un grupo de científicos encabezado por el biólogo de la Universidad de Vanderbilt, Estados Unidos, Kenneth Catania explica que el mecanismo se parece a él del Inmovilizador Temporal Disuasivo, más conocido como taser.

“Las capacidades de las anguilas son impresionantes: Si la presa se esconde, hace contraer sus músculos y cuando está cerca, la inmoviliza”, afirma Catania. Es la primera y única prueba existente de que un animal pueda controlar otro de forma remota.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here