“La única manera de robarla es romperla, dejándola inutilizable, desincentivando el robo de ésta”, explican en la página web de su proyecto.

Los tres estudiantes, de la Universidad Adolfo Ibáñez de Chile, llevan dos años trabajando en lo que inicialmente empezó como un trabajo de curso.

“Se planteó resolver un problema de la sociedad y nosotros decidimos resolver el problema de la bicicleta y la seguridad. Haciendo una lluvia de ideas surgió la idea de hacer una bicicleta-candado”, le contó Cristóbal Cabello a BBC Mundo.

Ahora, con su proyecto YERKA, que ganó el primer premio del concurso “Emprendimientos Universitarios Innovadores”, ya planean la producción de las primeras 1000 unidades para finales de año.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here