La soledad entre los ancianos británicos podría ser combatida si se enseñara a más personas de la tercera edad a utilizar el Internet y las redes sociales, concluyó el “think-tank” británico Policy Exchange.

El organismo exhortó al gobierno a ofrecer a todos los mayores de 65 años en Gran bretaña cursos y talleres de aprendizaje básicos sobre el manejo de la web, que incluyan entre otros conocimientos, cómo enviar correos electrónicos, navegar la web y utilizar las redes sociales.

De acuerdo con el sitio web ansa.it, policy Exchange indicó que entrenar a 6.2 millones de ancianos sin conocimientos digitales por el uso del Internet le costaría al Tesoro británico 875 millones de libras esterlinas (mil 476 millones de dólares) para 2020, o unos 237 dólares por persona.

Destacó también que los cursos deberían tener como objetivo principal que los ancianos puedan conectarse más fácilmente con amigos y familiares.

Según el “think-tank” inglés, cerca de un 40 por ciento de las personas mayores de 65 años en el Reino Unido no tienen acceso a Internet en sus hogares, mientras que al menos cinco millones de ancianos nunca utilizaron la web.

El reporte predijo que un creciente número de personas de la tercera edad en el país enfrentará “enormes desafíos” en el futuro, y pueden correr el riesgo de quedar muy aislados de sus familias en caso de que éstas deban mudarse o alejarse en busca de trabajo o mejores oportunidades de vida.

Policy Exchange indicó además que teniendo en cuenta que el número de personas mayores de 85 años en Gran Bretaña se duplicará en los próximos 20 años, dicho entrenamiento digital le traerá “enormes beneficios económicos y sociales” al país.

Eddie Copeland, autor del reporte, afirmó que aprender conocimientos básicos de computadora impedirá que los ancianos queden vulnerables a padezcan de soledad.

“En un mundo cada vez más aislado y sumido en una vorágine de rápidos cambios, es vital que todos en la sociedad puedan utilizar el Internet y entender sus beneficios”, explicó el investigador.

“Desde aliviar el aislamiento social hasta acercar comunidades, pasando por pagar facturas y acceder a servicios públicos, el uso del Internet puede mejorar notablemente la calidad de vida de los ancianos”, continuó.

Según Copeland, poder enviar un correo electrónico o simplemente acceder a redes sociales “podría proveer a los ancianos de una forma crucial de estar conectados con amigos y familiares, los cuales podrían terminar viviendo a cientos de kilómetros de distancia”.

Sin embargo, Andrew Kaye, del ente benéfico Independent Age (Edad independiente) que trabaja con ancianos, afirmó que incentivar al uso de Internet en personas de la tercera edad “puede ser una herramienta útil para combatir la soledad, pero no es la única forma”.

“No debemos olvidar que es muy importante que los ancianos puedan tener la opción de elegir de qué forma quieren acceder a los servicios públicos y no se vean forzados sólo a utilizarlos a través de la web. Para aquellos sin las herramientas tecnológicas, visitar la oficina de correo postal o mantener contacto humano puede ser tan o más importante”, agregó.

El reporte de Policy Exchange concluyó por su parte que los costos totales por el aprendizaje digital a ancianos sería compensado con ahorros de hasta dos mil 870 millones de dólares al año, debido a que la tecnología digital reemplazaría a transacciones con facturas de papel o llamadas telefónicas.

El informe se dio a conocer meses después que la entidad de defensa de los ancianos Age UK publicó un sondeo a dos mil personas mayores de 65 años, que concluyó que un 10 por ciento de los jubilados del país se siente “muchas veces o siempre solo”, un aumento del 7 por ciento comparado con el año pasado.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here