Insólito pero real. Paul Rosolie se convirtió en la primera persona en ser comida viva por una anaconda. El investigador y conservacionista de 27 años es el protagonista de “Eaten Alive”, un programa de Discovery Channel que se estrena el domingo en Europa, con el objetivo de llamar la atención de la rápida destrucción de la Amazonia y recaudar dinero para salvar el hábitat de la serpiente.

“Quería hacer algo que impresionara a la gente. A los ambientalistas, nos encanta predicar. Pero lo que estoy tratando de hacer con esto es traer a un montón de gente que no necesariamente saben lo que está pasando en el Amazonas”, explicó Rosolie al New York Post.

Para entrar al interior de la anaconda, el famoso aventurero, conocido por sus viajes a los lugares más extraños del mundo, usó un traje de fibra de carbono, especialmente diseñado para protegerlo del “apretón” mortal de la serpiente y de los ácidos digestivos que genera el estómogo de la anaconda. Para ingresar al cuerpo del reptil también llevó una especie de tanque de oxígeno que le permitió tener aire durante tres horas, cámaras de filmación y dispositivos de comunicación. Rosolie también se tragó una especie de pastilla, encargada de transmitir sus signos vitales a al equipo que monitoreaba su salud.

Impresionante se lo comió vivo una anaconda y lo cuenta 1

¿Cómo logró llamar la atención para que la anaconda se lo comiera? No fue difícil. Rosolie se roció de sangre de cerdo y comenzó a imitar los movimientos de esta presa, típica de la anaconda, que suele cazar cerdos salvajes, ciervos y caimanes.

“No tuve que esperar mucho tiempo. La anaconda cayó fácilmente en la trampa”, aseguró el aventurero, quien no quiso dar detalles sobre lo que realmente sucedió cuando la serpiente se lo tragó ni cómo salió de su cuerpo.

Rosolie y los investigadores estuvieron 60 días de excursión por la selva tropical de Perú en busca de la anaconda que participaría de la experiencia. Cuando el tiempo asignado por Discovery Channel casi se les había terminado, el equipo finalmente la encontró. “Es una anaconda que la vi por primera vez en 2008”, contó el aventurero, quien durante la búsqueda se enfrentó a cocodrilos, anguilas eléctricas y a peligrosos ríos. La anaconda elegida por el equipo fue una de color verde, de casi 8 metros de largo y con un peso de alrededor de 200 kilos.

En el avance del programa, que ya supera los 16 millones de de visitas en YouTube, se observa cómo Rosolie agarra a la serpiente y cuenta con la ayuda de 12 personas que lucharon con ella en el agua. “Los herpetólogos estaban en el lugar para asegurarse de que la serpiente estaba en buen estado de salud a lo largo de su corto cautiverio”, contó.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here