La imagen de un vagabundo delgado y desganado no coincide con la de Jacques Sayagh, unfísicoculturista que vive en las calles de París y las ha convertido en su gimnasio personal.

Jacques tiene 50 años y los franceses pueden verlo a diario haciendo ejercicios. Pero además, este voluminoso deportista acaparó la atención del director de cine Julien Goudichaud, quien rodó eldocumental “Street Fight”.

De hecho, este hombre en situación de calle se volvió famoso hace unos días cuando empezaron a circular en las redes las imágenes de ese documental.

“Tengo este cuerpo porque vivo en la calle, si no estaría muerto. Las personas no entienden por qué duermo en el piso, pero no quiero vivir en un departamento pequeño”, asegura Jacques, quien se refugió en el culturismo para sobrevivir en la calle y dejar atrás las drogas.

Este mendigo tiene una rutina diaria de ejercicios. Llegó a hacer una dieta de 1,500 calorías, pero tuvo una enfermedad hepática. “Ahora como vegetales de cinco a seis veces por día”, cunta.

Su próxima meta es participar del “Gran Premio de los Pirineos”, una competencia que se realiza en el sur de Francia en mayo del año que viene.

“Los físicoculturistas son futuristas, ellos desafían todo. Amo ese mundo. Al final, es mejor correr y estar apto para hacer cualquier cosa que ser una masa amorfa”, dice optimista.

Las imágenes muestran cómo Jaques hace flexiones en la vereda y abdominales como parte de su rutina de ejercicios. Al final del documental Jacques revela que tiene nietos y quiere que estén orgullosos de él.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here