El nacimiento de un hijo, la obtención de una beca o simplemente un mal día son episodios que nos hacen desear un “apapacho” a gritos.

Si bien estas necesidades muchas veces son satisfechas, hay ocasiones en las que no hay nadie cerca que ponga sus brazos alrededor de nuestros cuellos y nos haga sentir especiales.

Por eso, en la localidad de Oregon, en Estados Unidos, una joven decidió ganarse la vida abrazando a aquellos que no tienen quién los abrace.

Samantha Hess decidió transformarse en “apapachadora” profesional e instaló una compañía donde cobra US$60 dólares por abrazar, acariciar el cabello, tomarse de las manos e, incluso, hacer cucharita con sus clientes.

“Cuddle Up To Me” es el nombre de la empresa que, según la joven, recibe más de 10 mil correos con peticiones de abrazo cada semana.

La creación de la compañía surgió durante momentos en los que Samantha atravesaba momentos difíciles en su vida.

“Estaba en un lugar donde pensé que pagarle a alguien que me abrazara sin tener otros motivos sonaba como una gran idea” reveló la joven a la cadena Fox News.

La empresa recibe peticiones por internet y existe una política clara de higiene y limitaciones.

“Luego de reunirme con Samantha Hess me sentí mucho mejor. Nuestro tiempo abrazados me dio una perspectiva diferente de la vida. Soy un gran fanático ahora y espero muy impaciente la próxima sesión. Ella fue muy amable y sincera”, relató uno de sus clientes en su sitio web.

La tienda abre de lunes a sábado y hablar durante cada cita es opcional.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here