Pastor hondureño deportado de Estados Unidos: “No soy ningún delincuente”

0
22

El pastor menonita evangélico Max Villatoro, que fue deportado a Honduras, afirma que lo que paso fue una historia con final trágico.

Villatoro, cuyo caso movilizó a miles de personas en Estados Unidos en un intento por evitar su deportación, retornó el día jueves a tierras hondureñas, informó el Centro del Migrante Retornado, ubicado en el Aeropuerto Ramón Villeda Morales.

La situación para Villatoro, pastor de la Iglesia Menonita Torre Fuerte de Iowa City en Estados Unidos, se torna gris, pero desde Honduras está decidido a seguir luchando por regresar y encontrarse con sus hijos, cuatro pequeños que no entienden la separación de su padre.

Villatoro, de 41 años, llegó a Estados Unidos procedente de Honduras en el 2005. Fue condenado por el condado de Johnson por conducir ebrio y el condado de Muscatine por usar un nombre falso.

Lo arrestaron para deportación el 3 de marzo pasado cuando salía de su casa, como parte de una redada nacional que la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés) realizó, en la cual se detuvieron a 2,059 personas de 94 países, todos ellos con antecedentes criminales, según el gobierno.

Villatoro ha ofrecido una conferencia de prensa y con lágrimas en sus ojos dice que luchará para volver con su familia. “Es injusto lo que ha padado, aceptó que cometí errores”, luego de iniciar con una oración.

El religioso pide lo dejen volver con sus hijos y hace un llamado a la Embajada de Estados Unidos en Honduras para que lo apoyen.

“Confío en Dios, Él hará que Obama y los senadores escuchen mi mensaje. No soy ningún delincuente“, dijo el pastor.

Cortesía Red Informativa

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here