Presidente de Honduras pide reformas a la ley antimaras porque no responde

0
5

El Presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández, oficializó este lunes las reformas a la Ley Antimaras y dijo que la iniciativa será presentada hoy mismo en el Congreso Nacional.

Con la moción se pretende reformar el artículo 332 del Código Penal, conocido popularmente como Ley Antimaras, estamento legal que establece las penas de cárcel para el delito de asociación ilícita.

Los cambios están orientados a que los privados de libertad puedan rehabilitarse de una manera efectiva, a través de trabajos forzados y el recrudecimiento de las penas.

Entre las tareas que deberán realizar los reclusos se destaca la siembra de cultivos, picar piedras y construir artículos de madera, entre otros.

Además se propone la creación de un fondo especial  que el preso utilizaría para crear una microempresa una vez lograda su libertad definitiva.

Durante la comparecencia pública, Hernández aseguró que “no se puede seguir con las normativas que no están sujetas a la realidad de los centros penitenciarios”.

A su criterio, el sistema penal hondureño es complejo en cuanto a los trámites de los traslados y  el manejo de mando en los módulos.

“Está tarde mandaré al Congreso Nacional una normativa que permite que el privado de libertad pueda buscar trabajo que le permita reflexionar, estar ocupado y salir con un determinado oficio”.

Agregó que es indispensable aislar a los presos peligrosos en celdas de máxima seguridad para que no sean los mandamases de los centros penales.

En ese sentido el jefe de bancada del Partido Nacional Oscar Álvarez considera que esta semana podría ser discutida y aprobada antes de Semana Santa por el pleno del Congrego Nacional.

El parlamentario nacionalista refirió que el proyecto de decreto se denomina “Ley de Trabajo Obligatorio para los Reos”.

Agregó que su bancada ya conocía de esa iniciativa y están de acuerdo, “ya que la misma les parece excelente, porque las cárceles han sido verdaderas escuelas del crimen y los reos han utilizado las cárceles como lugares de descanso y sedes para seguir planificando crímenes”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here