“Manos a la obra”, les ha dicho presidente Hernández a miembros de la MACCIH

1
11

El presidente, Juan Hernández destacó el papel que jugará la Misión de Apoyo Contra la Corrupción y la Impunidad en Honduras (MACCIH) en el fortalecimiento de la institucionalidad y de los operadores de justicia y de inmediato les dijo a todos sus miembros: “bienvenidos y manos a la obra”

Hernández destacó que desde su gestión como presidente del Congreso Nacional y ahora como presidente de la República, ha tomado decisiones valientes para luchar contra el flagelo de la corrupción en sus diferentes esferas y el crimen organizado.

Este es el discurso del presidente en la presentación de la MACCIH

Sin duda que este es un día muy particular, muy especial en la historia del país. Quiero agradecer al secretario Almagro, a don Francisco Guerrero y a todo su equipo, a Juan, a toda la delegación y a muchos otros que no están aquí pero han trabajado durante estos siete meses para llegar a este punto.

De igual manera al canciller y a todo el equipo que de parte de Honduras ha venido haciendo este trabajo.

Como miro yo este punto: para nosotros desde que iniciamos nuestra carrera en el Congreso Nacional sabíamos que teníamos que cambiar una serie de temas en el país, una cultura que desgraciadamente nos ha tenido por ratos postrados. Pero siempre supimos que los hondureños podíamos hacer las cosas, hoy miramos una nueva universidad cuando hacía una década era un símbolo de corrupción permanente, me refiero a la Universidad Autónoma de Honduras.

El sistema educativo a nivel primario, medio, de igual forma hoy finalmente está en orden. La lucha que iniciamos contra el crimen organizado desde el periodo anterior en el Congreso Nacional y ahora con el apoyo de muchos países está siendo exitosa.

Las intervenciones de muchas instituciones públicas que hoy están en proceso, unas ya culminándose también, tiene que ser complementado con lo que hoy llamamos el fortalecimiento de la institucionalidad hondureña y por eso estoy seguro que nuestros hijos y los hijos de nuestros hijos reconocerán este momento cuando los hondureños dijimos: “hay un problema, hay que reconocerlo y hay que atenderlo”, pero también aprovechando las buenas prácticas, esas experiencias exitosas, los caminos ya recorridos de amigos de Honduras que ahora se mira reflejado en este esfuerzo de la misión de apoyo contra la impunidad y la corrupción de parte de la OEA.

Sistemas políticos

Quiero decir que no existen, sobre la faz de la tierra, sistemas políticos duraderos construidos a partir de la corrupción de sus actores fundamentales, políticos, sociales y económicos, sostenidos por la impunidad protectora de quienes los cometen.

Tampoco conozco, ni sé, de países que se hayan desarrollado sin buenas políticas públicas, sostenidas en el tiempo por instituciones fuertes capaces de llevarlas a la práctica de manera efectiva.

No conozco pueblos felices sin justicia imparcial, accesible y oportuna. Ni naciones dignas cuya estabilidad e integridad dependan, en el tiempo, de la acción de terceros países o de la supervigilancia de entidades transnacionales.

La transformación de Honduras

Siento que está en el destino de Honduras construir y consolidar su propia ética del trabajo, la honradez, la justicia y la responsabilidad. Siento profundamente que somos la generación a la que corresponde esta tarea. Y que la MACCIH juega un papel central en esta transformación de Honduras.

Como la concebimos y acordamos con la OEA, la MACCIH es “el mundo” presente en Honduras, apoyando a los hondureños para hacer lo que nadie debe, ni puede, hacer por nosotros y en nuestro nombre.

Objetivos de la MACCIH

La MACCIH va a poner a nuestra disposición la experiencia del mundo sobre las reglas, las normas, las leyes que han sido efectivas para combatir la corrupción y la impunidad en naciones que lo han hecho mejor que nosotros. Y será nuestro Congreso quien las analice, y quien perfeccione los instrumentos legales hondureños para conseguirlo.

La MACCIH va a colaborar con Honduras en la identificación de buenas prácticas para aplicar esas normas con efectividad, y nos va a ayudar a diseñar y recorrer la hoja de ruta necesaria para adoptarlas y hacerlas funcionar. Y serán las instituciones nacionales las responsables de operar esta transformación.

La MACCIH nos va a ayudar en el diseño y desarrollo de estructuras institucionales; de verdaderas instituciones capaces de resistir, combatir y vencer la corrupción y la impunidad en todos los ámbitos de la vida nacional, en el sector público, también en el sector privado.

La MACCIH apoyará al Ministerio Público para lograr un mejor desempeño de la función acusatoria, tanto en el acompañamiento de los procesos de investigación como en el logro de una cobertura óptima en la totalidad de los delitos, en especial aquellos vinculados a la corrupción y la impunidad. Y será el Ministerio Público quien analice y opere esta transformación.

A solicitud expresa del Ministerio Público, la MACCIH cumplirá una tarea de acompañamiento activo en el seguimiento de casos que, a consideración de aquel, piense el Ministerio Público que revistan un carácter especial.

La MACCIH apoyará y contribuirá para una reforma integral del Sistema de Justicia hondureño. Y será ese Poder del Estado, presidido por la Corte Suprema de Justicia recién designada quien adopte las medidas necesarias y quien dirija y consolide su propia reestructura.

La MACCIH nos ayudará a identificar las mejores normas, prácticas y estructuras institucionales necesarias para concluir los procesos de certificación y depuración de la Policía Nacional, y en general de todos los operadores de Justicia, y corresponderá al sistema institucional hondureño completar esa tarea hoy, y encararla en forma permanente.

La MACCIH trabajará con todas las instituciones involucradas, para asegurar que se consoliden condiciones adecuadas de seguridad para los operadores de Justicia y sus familiares y allegados. Pero será el Estado hondureño quien en definitiva organice y administre todo lo involucrado en esas prácticas.

La MACCIH orientará al sector público y al sector privado nacional para la adopción de un conjunto de reglas de conducta referidas a las relaciones entre privados, y de éstos con el Estado, consistentes con la nueva ética de responsabilidad que nos toca construir.

Finalmente, conjuntamente con la sociedad civil, la MACCIH apoyará la organización y funcionamiento de un “Observatorio”, entendido como un mecanismo que permita realizar un seguimiento objetivo y sistemático de los procesos de reforma del Sistema de Justicia hondureño, y su desempeño.

En términos generales, no corresponderá ni se entenderá comprendido entre las funciones de la MACCIH sustituir a las instituciones hondureñas en el cumplimiento de sus funciones y las responsabilidades que le son propias.

Estamos convencidos, como el Secretario General Almagro, que la MACCIH constituye una oportunidad única para que los hondureños enfrentemos y derrotemos la corrupción y la impunidad en nuestro país.

El éxito de la Maccih será el éxito de los pueblos de América representados en la OEA y desde luego el éxito del pueblo hondureño. Bienvenidos y manos a la obra.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here