El gobierno del presidente de Honduras Juan Orlando Hernández continúa con distintas acciones para proteger y que se cumplan los derechos de los pueblo indígenas a trabajos dignos, a la tierra, a la salud, a la educación y a la vivienda, entre otros.

Estas acciones incluyen la protección y respeto a la cultura de los pueblos lencas, pech, garífunas, misquitos, tawahkas, chortíes, tolupanes e isleños.

En ese sentido, una delegación hondureña encabeza por el ministro del Trabajo, Carlos Madero, sostuvo en Ginebra, Suiza, una reunión con personeros del sistema de los Derechos Humanos de las Naciones Unidas.

Madero les expuso a Kate Gilmore, Alta Comisionada Adjunta para los Derechos Humanos, al al embajador Joaquín Meza, presidente del Consejo de Derechos Humanos, un amplio y detallado informe de avances del proceso de construcción de la Ley de Consulta Libre, Previa e Informada, que se lleva a cabo para instrumentar el Convenio 169 sobre Pueblos Indígenas y Tribales y cuyo contenido está siendo discutido en el seno del Consejo Económico y Social (CES).

Madero, además, hizo entrega formal de los avances que se han tenido en la construcción de este importante instrumento jurídico, que permita el desarrollo social de los pueblos indígenas y a su vez la seguridad jurídica de la inversión pública y privada, así como contribuir a la paz social de la población hondureña.

Por su parte, Gilmore destacó la importancia del diálogo que se tiene que realizar durante esta consulta, lo cual permitirá integrar diferentes perspectivas sobre la protección de derechos humanos.

“Es importante fortalecer el clima de confianza y comunicación entre los actores sociales involucrados en este proceso”, señaló.

Nosotros reiteramos el apoyo técnico de la Oficina del Alto Comisionado en Honduras -agregó.

Mientras tanto, el embajador Joaquín Maza, expuso la importancia de las legislaciones que permitan materializar convenios como el 169.

Recientemente, el presidente Hernández visitó la montaña de La Flor, donde viven los tolupanes, para inaugurar un moderno centro de salud donde serán atendidas cerca de dos mil personas que antes tenían que viajar a la ciudad cuando se enfermaban.

“Hemos estado durante décadas sin ningún beneficio y eso es duro, es duro que no se acuerden de uno; yo entiendo la necesidad que ha vivido mi gente porque yo he sentido en carne propia la necesidad. Por eso no tengo palabras para agradecer la ayuda del presidente para mis hermanos”, apuntó en esa visita el profesor Aurelio Martínez.

Precisamente, fue galardonado en 2014 como el Maestro del Año, premio que le entregó el mandatario Hernández en Casa Presidencial.

“Esto apenas comienza, queremos que ustedes nunca más vuelvan a pertenecer a la Honduras olvidada”, dijo el presidente Hernández a los tolupanes, mientras inauguraba el centro de salud.

“Estamos poniendo un granito de arena en el mejoramiento de sus vidas; mientras yo sea presidente la Montaña de la Flor nunca volverá a estar olvidada”, agregó.

Fue con los pueblos lencas donde Hernández, cuando era presidente del Congreso Nacional, empezó la masificación de ecofogones para evitar que las mujeres de esa zona del occidente de Honduras se enfermara de las vías respiratorias, de la piel y de los ojos debido a la inhalación de humo del fogón tradicional.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here