Arqueólogos hondureños no creen en hallazgo de supuesta Ciudad Blanca

0
6

Arqueólogos hondureños no creen que el hallazgo por parte de un equipo de National Geographic de un sitio arqueológico en la región de La Mosquitia de Honduras corresponda a la denominada Ciudad Blanca, de la que desde hace varias décadas se habla en el país centroamericano.

El jefe de la Unidad de Arqueología del Instituto Hondureño de Antropología e Historia (IHAH), Oscar Castro, considera que el hallazgo que el pasado lunes publicó National Geographic y del que se han hecho eco medios locales e internacionales de prensa, no es de la Ciudad Blanca.

Según dijo Castro a periodistas, el hallazgo difundido por un equipo de investigadores de National Goegraphic correspondería a tres sitios arqueológicos en La Mosquitia de una cultura de la que no se tiene conocimiento en el país centroamericano.

Según expertos locales, todo el territorio de Honduras tiene sitios arqueológicos que en su mayoría no han sido descubiertos.

Incluso el parque arqueológico de Copán Ruinas, en el occidente del país, que atesora una historia en piedra de la civilización maya, apenas ha sido conocido en un diez por ciento, pese a que se investiga desde hace cien años.

Lo que National Geographic difundió el lunes pasado, según Castro, podrían ser otros sitios que se extienden desde La Mosquitia, que forma parte del departamento de Gracias a Dios, hasta Nicaragua.

Gracias a Dios es un departamento que colinda con Olancho, también limítrofe con Nicaragua, donde en 1994 se descubrió una cueva con un río subterráneo en cuyo en interior se hallaron calaveras brillantes producto del ambiente húmedo y otros efectos del tiempo.

Las denominadas Cuevas de Talgua, según algunos arqueólogos hondureños, podrían conservar vestigios de algún pueblo que vivió unos 900 años antes de Cristo.

Hay arqueólogos que no descartan que, por el hallazgo de algunas piezas en barro y piedra en comunidades de Olancho, podría tratarse de la prehispánica cultura olmeca.

Uno de los problemas que tiene Honduras es la falta de presupuesto para profundizar en la investigación de los múltiples sitios arqueológicos que posee en los cuatro puntos cardinales de su territorio.

Castro dijo que sobre los hallazgos difundidos por National Geographic es “aventurado” asignarle un calificativo como el de Ciudad Blanca, pero que el IHAH, cuyo gerente es Virgilio Paredes, programa una investigación en el sector de La Mosquitia.

El hallazgo de National Geographic incluye jeroglíficos de animales, pirámides y plazas, entre otros hallazgos, según ha dicho esta semana a periodistas el gerente del IHAH, organismo que también ha comenzado a recibir ofrecimiento para la filmación de una película.

Otro arqueólogo hondureño, Ricardo Agurcia, quien en el siglo pasado descubrió el templo Rosalila, en el parque arqueológico maya de Copán Ruinas, es de la opinión de que el hallazgo difundido por National Geographic es pobre en lo que respecta a un criterio científico.

Agurcia dijo a periodistas que también le sorprende que el hallazgo primero se haya difundido en el exterior, aunque de la existencia de la supuesta Ciudad Blanca han trascendido versiones en medios locales de prensa desde mediados del siglo pasado.

El arqueólogo señaló que también es discutible hablar de una ciudad blanca sin que se vean edificaciones que además evidencien el color blanco.

En lo que sí coinciden los expertos, es en que en La Mosquitia hondureña también hay vestigios de una cultura desconocida.

En mayo de 1969, el ya desaparecido diario “El Día” publicó una versión sobre el descubrimiento de una Ciudad Blanca en la selva de La Mosquitia.

El sitio también sería una “ciudad sagrada del Dios Mono”, según las viejas publicaciones, que en algunos aspectos coinciden con las nuevas versiones difundidas esta semana por National Geographic y otras de años recientes de medios locales de prensa.

Sea real o no la existencia de una Ciudad Blanca en La Mosquitia de Honduras, la información de National Geographic ha revivido un sitio arqueológico del país centroamericano que ya es un mito.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here